Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Familiares de Sampedro arremeten contra la mujer que le dio cianuro

La cuñada tacha a Maneiro de asesina

Santiago de Compostela

La confesión de Ramona Maneiro, íntima amiga de Ramón Sampedro, de que fue ella quien le suministró el cianuro para acabar con su vida, encendió ayer una polémica en la que entró de lleno la familia del tetrapléjico gallego fallecido en 1998. Tras una primera reacción, los familiares más próximos de Sampedro arremetieron con dureza contra Maneiro y llegaron a calificar su actuación de "asesinato".

El propio Sampedro se lo había confesado a su familia en diciembre de 1997, cuando decidió trasladarse desde su casa en Porto do Son (A Coruña) a un piso de alquiler en Boiro, una localidad próxima. "Nos dijo que Ramona era la única que estaba dispuesta a ayudarle a morir", explicó ayer Manuela, una sobrina del tetrapléjico. La repercusión pública de las confesiones de Maneiro y, sobre todo, la explicación de ésta de que actuó "por amor", encendieron ayer a la familia de Sampedro. Su cuñada Manuela Sanlés, que le cuidó durante 30 años y que el día anterior se había mostrado más condescendiente con Maneiro, la calificó ayer como "la asesina de Ramón" y aseguró, en declaraciones a Efe: "Jamás la perdonaré". Sanlés se declaró partidaria de la eutanasia, pero no "de la que ella le dio a Ramón".

Una de sus hijas, Manuela Sampedro, matizó, sin embargo, estas acusaciones: "Ramona sólo fue el peón de lo que había preparado mi tío. Pero lo que no entendemos es por qué sale ahora buscando protagonismo. Si tanto amor le tenía, lo mejor es que estuviese callada y nos buscase palmaditas en la espalda". Maneiro, que ayer volvió a comparecer en El programa de Ana Rosa de Tele 5, negó que hubiese cobrado por su confesión pública hecha el día anterior en el mismo espacio, como insinuaron algunos familiares del tetrapléjico.

Los colectivos en defensa del derecho a una muerte digna insistieron, sin embargo, en alabar la actitud de Maneiro que puede contribuir a "desdramatizar la eutanasia", según el filósofo Salvador Pániker.

La APM, agrupación conservadora mayoritaria entre la magistratura, pidió que se investigue si las responsabilidades penales de Maneiro "han prescrito realmente", según su portavoz, José Manuel Suárez, quien se declaró "contrario a cualquier atentado contra la vida humana". Por el contrario, la asociación progresista Jueces para la Democracia pidió la despenalización de la eutanasia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2005