Chávez decreta el reparto a los campesinos de tierras sin cultivar

La reforma agraria se dirige contra los latifundistas

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, dictó un decreto para entregar a campesinos pobres las tierras productivas que hoy se encuentran sin cultivar y que pertenecen a latifundistas. Chávez firmó esta normativa durante el primer acto de masas de 2005, realizado en Caracas el lunes para conmemorar el aniversario de la muerte del general Ezequiel Zamora, pionero venezolano de las luchas de los campesinos.

"¡La guerra contra el latifundio es esencia de la revolución bolivariana!", declaró el presidente Chávez entre aplausos de los campesinos. "Hay que poner orden a la propiedad de la tierra, tierra para los campesinos, para el que la trabaje".

Una comisión agraria integrada por altos funcionarios del Estado revisará la situación de las tierras y llevará a cabo el reparto de las "tierras ociosas". El decreto procura unificar las legislaciones que durante los últimos días de 2004 pusieron en vigencia varios gobernadores con la finalidad de ejecutar la reforma agraria en sus respectivas regiones.

El primero en actuar fue el gobernador del Estado de Cojedes, Johnny Yánez Rangel, del partido oficial Movimiento Quinta República (MVR), quien además ha comenzado ya a aplicar sus disposiciones, al intervenir el sábado una de las haciendas más grandes de esta región, enclavada en los llanos centrales venezolanos. La acción, llevada a cabo en el hato El Charcote, provocó una gran expectativa porque se trata de un enclave de producción ganadera, dirigido por una empresa de capital británico.

El Gobierno de Cojedes alega que una parte significativa del hato no es propiedad de la empresa, pues se trata de terrenos que pertenecen al Estado.

Representantes de la empresa y diplomáticos del Reino Unido han advertido de que esta clase de acciones puede afectar a las inversiones extranjeras en Venezuela, y han insistido en que El Charcote es una empresa productiva y generadora de numerosos empleos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Propiedad del Estado

La situación irregular planteada en esta hacienda no es inusual, según los estudios que han realizado las autoridades. Un porcentaje alto, aunque no precisado, de grandes haciendas es total o parcialmente propiedad del Estado. Otras, que sí son propiedad legal de particulares, permanecen sin actividad productiva y, por tanto, son también susceptibles de ser "afectadas", es decir, que sus dueños pueden ser conminados a vender o, en caso de oponerse, ser sometidos a un proceso de expropiación.

Tanto los decretos de los Gobiernos regionales como la normativa global dictada por Chávez se basan en la Ley de Tierras y Desarrollo Agrario, aprobada en 2001 y que generó constantes protestas del empresariado venezolano. La aplicación del texto legal se había visto paralizada por los problemas políticos que mantuvieron al Gobierno ocupado en su propia supervivencia, entre 2001 y 2004. Ahora las reacciones han sido mucho más moderadas, entre otras causas porque la oposición política se encuentra prácticamente postrada, tras las derrotas en las urnas. Sin embargo, la poderosa Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga) se declaró en emergencia ante la ofensiva gubernamental.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS