Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNIVERSIDAD

La Facultad de Derecho analiza la evolución de la institución del matrimonio

Legalidad y matrimonio son dos términos que aparecen asociados a lo largo de la historia de la Humanidad. Los contenidos, los términos y la evolución de dicha asociación son el objeto de análisis de la Jornada que sobre Derecho y Matrimonio organiza el Departamento de Derecho Romano de la UPV el viernes de 10.00 a 13.00 en la Unidad Delegada de la Facultad de Derecho en el campus de Leioa.

Esta iniciativa, dirigida a los estudiantes pero abierta a todos aquellas personas interesadas, pretende motivar una reflexión sobre una realidad que ha vivido varias transformaciones. "El matrimonio, al igual que la propiedad, es una realidad que se da siempre por sentada, pero que también ha sufrido variaciones en el transcurso de la historia", explica Esperanza Osaba, profesora de la UPV y organizadora de la jornada.

La primera charla versará sobre el matrimonio en el mundo romano y correrá a cargo de Luigi Capogrossi Colognese, catedrático de la Universidad de la Sapienzia de Roma. En ella, Capogrossi analizará cómo los cambios de la posición de la mujer en la familia romana provocaron un proceso de creciente independencia jurídica y económica de ésta, que motivó un cambio radical respecto a la primitiva organización familiar.

La segunda, a cargo de Carlos Petit, catedrático de la Universidad de Huelva, se centrará en el Código de Montenegro de 1888, que no regulaba las instituciones de derecho de familia. Fue una opción consciente de su autor material, Valtasar Bogisic. La propiedad, sin embargo, era familiar y, así, se crea una imagen de la familia y del matrimonio a través de la regulación concerniente a los bienes.

Por último, Clara Asúa, catedrática de Derecho Civil de la UPV, explicará a los participantes la situación actual del matrimonio en la sociedad española, que vive en estos momentos un proceso de cambio merced a las reformas legales propuestas por el Gobierno para reconocer los matrimonios, con sus derechos y deberes correspondientes, entre personas del mismo sexo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2005