Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Osakidetza y los médicos se reúnen el jueves para abordar el conflicto

Osakidetza y los médicos de hospital que protestan por sus condiciones de trabajo han fijado para el jueves su primera reunión para intentar desbloquear este conflicto, que dura dos meses. Ambas partes tenían previsto encontrarse el pasado 23 de diciembre pero el veto de los responsables de Osakidetza a dos representantes de los facultativos frustró la cita.

La situación se ha reconducido después de que Sanidad haya reconsiderado su postura y acepte la presencia en la reunión de los médicos que decida la Federación de Facultativos, la asociación que protagoniza la protesta. El portavoz de este colectivo -el único que representa exclusivamente a los médicos de hospital de vascos- Pedro Aspizua dijo que mañana los representantes de los facultativos se reunirán para designar a los que acudan al encuentro y también elaborar la plataforma de reivindicaciones.

Los médicos de hospital suponen 3.000 de los cerca de 26.000 empleados de Osakidetza y en noviembre iniciaron una "optimización" de su trabajo: pedir más pruebas diagnósticas o demorar las altas, entre otras iniciativas. Han rechazado que se trate de una huelga de celo, como lo ha denominado Sanidad, puesto que afirman que, si la hiciesen, se colapsaría el sistema sanitario. Reivindican que Osakidetza considere como horas de trabajo las llamadas guardias, en base a una sentencia del Tribunal Supremo. "Que se paguen como tales o se contrate a otras personas cuando superemos las 1.592 horas anuales", precisó Aspizua. Además, piden un sistema de desarrollo profesional y otras mejoras que acaben con "las deficiencias estructurales o de diseño" de la Sanidad vasca.

Colapso en Cruces

Ayer, los principales sindicatos del sector (ELA, LAB, UGT, CC OO, SATSE y ESK) denunciaron el colapso del servicio de Urgencias del Hospital de Cruces, una situación que ya se vivió a mediados de diciembre con el conflicto de los médicos. Las centrales atribuyeron las aglomeraciones, que llevaron a que una decena de personas estuviera en los pasillos sin "un mínimo espacio" parar ser atendidos, a la falta de medidas por parte de Osakidetza y el brote de gripe.

Los sindicatos se refirieron a la disminución de camas -275 en los últimos ocho años, según sus datos- y al incremento de pacientes que acuden a las urgencias -un 45% más que hace diez años- como la causa de que "este colapso sea cada vez más frecuente". Como solución, plantearon que se construya un hospital comarcal.

"[Esta situación] no es permisible. No lo es en una sanidad pública mantener una Urgencia con los boxes [el área donde son ingresados los pacientes en un primer momento] doblados de forma sistemática y con habitaciones en el área de hospitalización triplicadas. Ni esperas de más de tres días de media para su traslado a una planta, cuando no deben pasar de cinco horas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de enero de 2005