La exposición al plomo se asocia con un mayor riesgo de cataratas

La exposición prolongada al plomo puede incrementar el riesgo de desarrollar cataratas. Esta es la conclusión de un nuevo estudio cuyos resultados muestran que las personas con altos niveles de plomo en la tibia, el hueso más largo por debajo de la rodilla, tenían un riesgo 2,5 veces superior de sufrir cataratas, la principal causa de ceguera y discapacidad visual. "Reducir la exposición de los individuos al plomo o sus componentes podría llevar a un descenso significativo de la incidencia global de las cataratas", afirma Kenneth Orden, director del Instituto Nacional de Salud Ambiental de EE UU, patrocinador del estudio.

El plomo se encuentra en algunos tipos de pinturas, suelo contaminado, polvo doméstico, agua para el consumo, cristal de plomo y alfarería vidriada con este material. Tras la exposición al plomo, el compuesto circula por el torrente sanguíneo y finalmente se concentra en los huesos. Los investigadores, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, probaron si los niveles óseos de plomo evaluados en la tibia y la rótula estaban asociados a las cataratas en un estudio en curso con hombres de la zona de Boston. El estudio se ha publicado en el Journal of the American Medical Association.

"Dada la fuerte asociación entre el plomo en la tibia y las cataratas en hombres, calculamos que la exposición al plomo desempeña un papel importante en un 42% de los casos de cataratas en esta población", afirma Debra Schaumberg, profesora de Oftalmología de la Universidad Harvard y principal autora del estudio. "Aunque el plomo en la tibia y la rótula estaba asociado con el aumento del riesgo de cataratas, el plomo en la tibia fue el mejor pronosticador de cataratas en la muestra del estudio". Según Schaumberg, las cataratas se desarrollan como resultado de una lesión acumulativa del cristalino del ojo. "El plomo puede penetrar en el cristalino, lo cual provoca una lesión gradual a ciertas proteínas presentes en las células epiteliales y finalmente una catarata", explica.

Indicador biológico

Los investigadores son de los primeros que han utilizado plomo óseo para estudiar el efecto de la exposición prolongada al plomo en el riesgo de enfermedades. "El mejor indicador biológico para calcular la exposición acumulativa de una persona al plomo es su contenido en el esqueleto", señala Howard Hu, coautor del estudio. "Como los niveles sanguíneos sólo reflejaban exposiciones recientes, es improbable que predigan el desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, como las cataratas, que tardan muchos años en desarrollarse".

Las cataratas (opacidad del cristalino) son muy comunes en los ancianos. Otros factores de riesgo son la diabetes, el tabaquismo, el abuso de alcohol y los rayos ultravioleta del sol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de diciembre de 2004.