Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES EN UCRANIA

El opositor Yúshenko se proclama vencedor de las elecciones presidenciales en Ucrania

El primer ministro, Víktor Yanukóvich, asegura que trabajará por la unidad del país

El líder de la oposición, el liberal Víktor Yúshenko, es el ganador con una holgada distancia de los comicios presidenciales en Ucrania, según los datos parciales con un 50,96% de los sufragios escrutados. Yúshenko lograba anoche un 56,33% de los votos, frente al 39,86%, conseguido por su rival, el primer ministro Víktor Yanukóvich. Yúshenko se proclamó vencedor de madrugada y dijo: "Está hecho, somos libres". Yanukóvich, por su parte, reconoció de forma indirecta su derrota y aseguró que no colaboraría con el equipo de Yúshenko, pero que trabajaría por la unidad del país.

Víctor Yúshenko lograba de madrugada el 56,33% de los votos, mientras que su rival, Víktor Yanukóvich, conseguía el 39,86%, con el 50,96% de los sufragios escrutados, según la Comisión Electoral Central (CEC) de Ucrania. La participación fue del 76,89%.

Yúshenko, que se había mostrado seguro de su triunfo cuando votó al mediodía en Kiev junto a la plaza de la Independencia y centro de la revolución naranja, aseguró de madrugada en un discurso pronunciado ante sus partidarios en su cuartel general: "Los ucranios han sido independientes durante 14 años, ahora son libres". "Ya está hecho. Es una victoria para el pueblo de Ucrania, para toda la nación. Una nueva era política ha comenzado", dijo en su breve discurso, que pronunció acompañado de su esposa, vestida completamente de naranja.

En cuanto se dieron a conocer los primeros resultados, los partidarios de Yúshenko llenaron las calles de Kiev y se dirigieron a la plaza de la Independencia para festejar lo que ven como el triunfo de la democracia y el comienzo de una nueva época en la historia de Ucrania. Los automóviles saludaban la victoria del líder opositor con bocinazos y hacían ondear emblemas naranjas.

Aunque Yanukóvich ha advertido de que recurrirá a los tribunales para que declaren nulos los resultados en todos los colegios donde se han registrado irregularidades, hay prácticamente unanimidad entre los analistas en que el triunfo de Yúshenko es definitivo. Las irregularidades que ha habido son menores y no pueden poner en entredicho los resultados de los comicios, cosa que también reconoce la Comisión Electoral Central.

La tarea principal de Yúshenko ahora será superar la profunda división que se ha creado en la sociedad ucrania a raíz de las elecciones presidenciales. La división tiene también una geografía definida y el nuevo presidente deberá disipar los temores y aprensiones de las provincias rusohablantes del sureste de Ucrania. Son esas regiones las que representaba Yanukóvich, y ahora temen represalias por parte del nuevo régimen.

En política interior, la gran incógnita es si Yúshenko se resignará con la reforma que fue prácticamente obligado a aceptar para poder realizar esta tercera ronda electoral. De acuerdo con esta reforma, el presidente pierde gran parte de sus poderes, que pasan al Parlamento.

Yúshenko dijo ayer que el equipo de Yanukóvich había "violado" los acuerdos a que llegaron en vísperas de los comicios al recurrir al Constitucional para que anule algunas modificaciones a la ley electoral. Con ello insinuó que se sentía con las manos libres para revisar esa reforma política que debe entrar en vigor en septiembre de 2005 y que, de concretarse, le privaría de gran parte de las facultades que gozará en los primeros nueve meses del año próximo.

Primeros decretos

Yulia Timoshenko, la aliada de Yúshenko, ya ha advertido que presentará un recurso ante el Alto Tribunal para declarar anticonstitucional la reforma política aprobada. El líder opositor dijo que aún no había decidido quién sería su primer ministro y señaló que estudiará candidaturas de diferentes fuerzas políticas. Tampoco los demás cargos han sido distribuidos aún, agregó. Anterioremente, Yúshenko había dicho que tenía ya listos los primeros decretos de su mandato, entre los que hay uno que reduce el servicio militar obligatorio a 12 meses y otro que disminuye los impuestos.

En política exterior, el prooccidental Yúshenko ha dicho que su meta es la integración en la UE. Pero también aseguró que Rusia es "un socio estratégico" e incluso ha dicho que su primera visita como presidente la hará precisamente a su gran vecino del norte. Leonid Kuchma, el jefe de Estado saliente, que ha gobernado Ucrania durante los últimos 10 años y que apoyaba a Yanukóvich, opinó que "el perdedor debe llamar al ganador para felicitarlo y poner punto final de una vez" a la crisis que vive el país hace ya más de un mes, y dijo que ahora encabezará una fundación que se dedicará ante todo a "reunificar el país dividido" por estas largas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de diciembre de 2004