_
_
_
_
MEDIDAS ECONÓMICAS DEL GOBIERNO

Fomento prevé 10.000 kilómetros de alta velocidad y 15.000 de autovías y autopistas

La nueva red ferroviaria también se dedicará al transporte de mercancías

Cristina Galindo

El ferrocarril seguirá siendo la estrella. Este modo de transporte absorberá un 43% de las inversiones del plan de infraestructuras del Ministerio de Fomento, hasta 103.410 millones de euros. Este porcentaje llega hasta el 48 si se incluye el dinero destinado a los accesos ferroviarios urbanos. El objetivo es que todas las provincias estén conectadas en 2020 a una red de 10.000 kilómetros de altas prestaciones, un servicio que el Gobierno define como "una red de alta velocidad, pero mixta", es decir, tanto para el transporte de viajeros como para mercancías. En carreteras, el Gobierno propone inversiones de 60.635 millones de euros (un 25% del plan) para ampliar la red de autovías y autopistas de 9.000 a 15.000 kilómetros.

Más información
El PP cree que es una "mala copia" del plan de Cascos
Un cuarto de billón para infraestructuras

Tren y carretera se llevarán la mayor parte de las multimillonarias inversiones del Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte 2005-2020, que ayer presentó la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Mientras, el transporte aéreo recibirá inversiones por 15.700 millones (6,5% del total), y otros 23.460 millones serán para transporte marítimo y puertos (9,72%).

El resto de las inversiones se reparten entre transporte urbano y metropolitano (32.527 millones, un 13,47% del total; aquí está incluida también una partida para accesos urbanos ferroviarios), transporte intermodal de mercancías y viajeros (3.620 millones, un 1,5% del total), e investigación, desarrollo e innovación (2.040 millones, un 0,85%), según Fomento.

"Apostamos por el ferrocarril, porque es eficiente desde el punto de vista del consumo de energía y más seguro", explicó Álvarez para justificar su apoyo al tren. El plan de Fomento persigue que el 90% de la población peninsular se sitúe a menos de 50 kilómetros de una estación de la red. El ferrocarril ya fue la estrella del anterior Gobierno, que apostó decididamente por la alta velocidad, aunque el único proyecto en marcha iniciado bajo su mandato, la línea Madrid-Lleida, ha registrado numerosos retrasos y problemas técnicos que todavía persisten.

Con el nuevo Gobierno, el tren se seguirá llevando la mayor parte de la inversión de Fomento, pero con un estilo diferente. "Hemos detectado una deficiencia alarmante en la red ferroviaria y vamos reestructurarla", afirmó la ministra.

El plan prevé actuar sobre 9.000 kilómetros ya existentes de la red para adecuarla a las altas prestaciones (ahora sólo 1.031 kilómetros están adaptados), es decir, que se rehabilitará la red, que servirá tanto para el transporte de viajeros como de mercancías.

¿A qué velocidad irán esos trenes? "Iremos a la velocidad que nos permita la tecnología en cada momento", respondió la ministra, que en numerosas ocasiones ha criticado el afán de su antecesor, Francisco Álvarez Cascos, por las velocidades máximas. Para el AVE Madrid-Lleida, éste anunció una velocidad récord de 350 kilómetros por hora, pero por los mencionados problemas en esa línea apenas se alcanzan 200 kilómetros por hora.

"No estamos devaluando la alta velocidad", insistió Magdalena Álvarez, "sino que vamos a sacarle provecho a lo que ya tenemos; no queremos despilfarrar recursos". De hecho, la ministra presentó en junio pasado un proyecto que pueda dar una idea de su intención: un línea ferroviaria que unirá el Mediterráneo y el Cantábrico, sin pasar por Madrid, a una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora, y que servirá para mercancías y pasajeros. De los 600 kilómetros de longitud de esta vía sólo 300 serán nuevos; el resto serán rehabilitados sobre la red convencional.

Seguridad en carretera

Un total de 60.635 millones se destinarán a carreteras para que la red de alta velocidad (autovías y autopistas) sume dentro de 15 años casi 15.000 kilómetros, frente a los 9.000 actuales. Así, la red estatal de alta capacidad supondrá un 60% de la red total, frente al 35% actual. El 94% de la población estará a menos de 30 kilómetros de una autovía.

Fomento quiere dar prioridad a la seguridad en carretera, con mayores dotaciones para conservación. Además, el objetivo es acabar con la existencia de ejes de alta capacidad sin terminar, como la Ruta de la Plata, el eje mediterráneo, entre otros.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristina Galindo
Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_