_
_
_
_

El Gobierno consultará previamente al Parlamento el envío de tropas salvo caso de agresión o catástrofe

Miguel González

El Gobierno consultará previamente con el Parlamento el envió de tropas al exterior "sin excepción", según dijo ayer en la Comisión de Defensa del Senado el ministro José Bono. Habrá, sin embargo, "dos exclusiones": cuando se produzca una agresión exterior a la soberanía nacional, o cuando razones humanitarias reclamen una respuesta urgente ante una catástrofe. En ambos supuestos, el Gobierno informará con posterioridad al Parlamento de las medidas adoptadas y éste podrá o no ratificarlas.

Por la mañana, ante la misma comisión, el secretario de Estado de Defensa, Francisco Pardo, había apuntado otra posibilidad: que los compromisos internacionales adquiridos por España obligasen a un respuesta inmediata sin tiempo de pedir permiso al Parlamento. En ese caso, dijo, la consulta parlamentaria "no podría ser sobre la misión en concreto sino sobre la disponibilidad de fuerzas".

Más información
Bono recuerda al PNV que la Constitución encomienda al Ejército la unidad de España

Esta posibilidad no es sólo hipotética. En el segundo semestre de 2005 España liderará la Fuerza de Reacción Rápida de la OTAN (NFR), lo que supone que hasta 9.000 efectivos -entre otros, el Cuartel de Alta Disponibilidad de Valencia y la Brigada de Infantería Ligera Aerotransportable (Brilat) de Pontevedra y Asturias- deben estar listos para su despliegue en un plazo de cinco días.

El ministro subrayó, sin embargo, que "no hay cesión de soberanía", ya que el despliegue de la NFR debe ser acordado por el Consejo Atlántico, en el que España, como los demás miembros de la OTAN, tiene poder de veto. Admitió, sin embargo, que este asunto puede ser objeto de una especial "regulación legal" en el proyecto de Ley Orgánica de la Defensa Nacional, que el Gobierno remitirá en enero al Parlamento.

A petición del senador del PP Ignacio Cosidó, compareció también ante la comisión de Defensa de la Cámara alta el jefe de la cúpula militar, general de Ejército Félix Sanz, quien explicó la reorganización del Estado Mayor de la Defensa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Aunque Bono se la encargó tras los errores detectados en la investigación del accidente del Yak-42, Sanz desvinculó ambos asuntos e indicó que los trabajos para reorganizar el Estado Mayor de la Defensa se iniciaron mucho antes.

Como mayor novedad, destacó la creación de un Mando de Operaciones, responsable de planear y dirigir las operaciones conjuntas de las Fuerzas Armadas, así como del adiestramiento conjunto de los tres ejércitos, con una plantilla de un centenar de mandos. También anunció la próxima activación del Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas (CIFAS), que recibirá directrices del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_