_
_
_
_
_

Bono recuerda al PNV que la Constitución encomienda al Ejército la unidad de España

El ministro advierte de que la Carta Magna no puede reformarse sin cumplir sus trámites

Sin perder la sonrisa, el ministro de Defensa, José Bono, recordó ayer al portavoz del PNV en el Senado, Iñaki Anasagasti, que el artículo 8 de la Constitución encomienda a las Fuerzas Armadas garantizar "la soberanía, independencia, integridad territorial de España y su ordenamiento constitucional". El mismo día en que el Parlamento vasco daba luz verde en comisión al plan Ibarretxe, Bono advirtió a Anasagasti: "La modificación de la Constitución tiene sus trámites y no cumplirlos es no respetar la voluntad de los españoles. Y eso no está bien".

Más información
El Gobierno consultará previamente al Parlamento el envío de tropas salvo caso de agresión o catástrofe

No es la primera vez que Bono sale en defensa del artículo 8 de la Constitución. Ya lo hizo el pasado día 2, en el pleno del Congreso, cuando Joan Tardá, portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya(ERC), le reclamó la reforma de dicho artículo porque, a su juicio, "da poderes al Ejército para invadir Cataluña en caso de que la mayoría" del pueblo catalán "decidiera independizarse".

Ayer, en respuesta al PNV, Bono rememoró ese debate y reafirmó que le "gusta" dicho artículo de la Carta Magna, no sin subrayar que, en el caso de que las Fuerzas Armadas se vieran en la tesitura de cumplir el mandato constitucional, lo harían siempre "a las órdenes del Gobierno, como no puede ser de otra manera".

Por más que el ministro emplease un tono cordial, la coincidencia con la decisión del Parlamento vasco y el hecho de que su interlocutor fuera Anasagasti, imprimieron a su declaración especial solemnidad.

Igualdad de los españoles

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pero el artículo 8 no fue el único de la Constitución que citó Bono. El titular de Defensa se remitió también al 2, que proclama la indisoluble unidad de España, y al 14, que consagra la igualdad de los españoles. En declaraciones a la prensa, ya a la salida del Senado, aprovechó para fijar su posición sobre las reformas de los estatutos que promueven los Parlamentos de Cataluña y el País Vasco.

"El ministro sólo tiene una guía para contestar a sus preguntas sin cometer error: la Constitución. No cabe para mí más propuesta que la que cabe en la Constitución", contestó midiendo sus palabras, "bien sea en su redacción vigente o la que pueda tener porque se modifique en los términos en los que la propia Constitución permite ser modificada".

Bono había sido preguntado por la propuesta de los socialistas de calificar a Euskadi como "comunidad nacional" en su proyecto de reforma del Estatuto de Gernika, pero respondió pensando también en la reforma del Estatuto catalán.

Precisamente hoy el ministro tiene previsto reunirse en Barcelona con el presidente de la Generalitat, el socialista Pasqual Maragall, a quien acompañará su conseller en cap, Josep Bargalló, de ERC.

Ya entrando en el fondo del asunto, se cuestionó el objetivo de las reformas estatutarias. "España es el territorio de la igualdad y quien quiera encontrar privilegios está en contra de la Constitución", declaró. Aunque sin citarla, aludió a la aspiración catalana de obtener un sistema de financiación similar al Cupo vasco cuando dijo: "La riqueza nacional, como la Patria, es indivisible".

"Pagar más impuestos no da más derechos y buscar en la identidad de los pueblos es algo muy razonable, siempre que no se quiera buscar un derecho divino para tener más derechos que los vecinos".

Enojado por las críticas que han recibido anteriores proclamas suyas, Bono se preguntó por qué es más respetable el nacionalismo catalán o vasco que el español. "No me parece razonable que algunas personas hablen de otras naciones con sentimientos que son muy comprensibles o dignos de aplauso y cuando el ministro de Defensa habla afectuosamente y con cariño de su país para algunos sea un hablar antiguo, rancio o despreciable", concluyó.

Frente a lo que en un momento del debate calificó como "posmodernidad constitucional", apostó por una "España de solidaridad, justicia e igualdad".

El jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán, en la comisión de Defensa del Senado.
El jefe del Estado Mayor de la Defensa, Félix Sanz Roldán, en la comisión de Defensa del Senado.EFE

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_