Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gigante ruso Gazprom espera apropiarse de la filial de Yukos

El Fondo de Propiedad Federal de Rusia subasta hoy Yugansneftegaz

Yugansneftegaz, la principal filial de la petrolera Yukos, será subastada hoy por el Fondo de la Propiedad Federal de Rusia. El monopolio del gas ruso, Gazprom, aspira a recuperar para el Estado el liderazgo en el sector petrolero, aunque vio frustrado su plan de reunir rápidamente el capital para la compra tras el fallo de un tribunal de Houston, Tejas (EE UU) que decretó una moratoria de 10 días sobre la subasta.

El importe de la venta se destinará a pagar la factura que el fisco ha presentado a Yukos

Ayer, al cerrarse el plazo para la presentación de pujas, además de Gazpromneft (la filial de Gazprom), había otros tres concursantes, que se ocultaban con los rótulos de La Primera Compañía de Venture, Intercom y Baikalfinansgroup. Gaz-promneft ha sido creada por Gazprom mediante una fusión con la petrolera Rosneft (estatal) destinada a tomar posiciones en el mercado petrolero y a consolidar el papel del Estado como accionista mayoritario en el gigante del gas.

Yuganskneftegaz, que produce el 62% del crudo de Yukos y que antes fue una empresa estatal, tiene su base en la ciudad siberiana de Nefteyugansk, cuyos 110.000 habitantes dependen mayoritariamente de la petrolera. A concurso sale el 76,79% de la compañía, lo que supone un paquete de 43 acciones corrientes con un precio de salida de 246.753 millones de rublos (más de 6.690 millones de euros). Los concursantes debían depositar una fianza de 49.350 millones de rublos (más de 1.300 millones de euros) y pueden efectuar una puja con un margen del 1% al 10% respecto al precio inicial.

El importe de la venta se destinará a pagar la factura atrasada que el fisco ruso ha presentado a Yukos, lo que globalmente supone más de 27.000 millones de dólares. Analistas independientes consideran que el Estado ruso ha infravalorado el precio de Yuganskneftegaz con objeto de enmascarar lo que de hecho es una renacionalización a bajo precio.

Gazprom negoció con Deutsche Bank y las otras compañías financieras internacionales JP Morgan, Calyon, BNP Paribas, Dresdner Klein-wort Wasserstein y el banco ABN AMRO, para obtener un crédito sindicado de 10.000 millones de euros.

El ganador de la subasta debe pagar el importe de la compra para el 3 de enero, un día después de que concluya la moratoria del tribunal norteamericano. Según el diario Kommersant, el gigante del gas ruso no dispone de toda la suma necesaria y una de las incógnitas es cómo la reunirá.

Paradójicamente, la decisión del tribunal de Houston puede favorecer a los sectores procedentes de los servicios de seguridad rusos, partidarios de evitar la intervención extranjera en la compra. Ígor Sechin, presidente del consejo de dirección de Rosneft, además de ser uno de dirigentes de la Administración del Kremlin, solicitó al Banco Central que permitiera el uso de sus fondos para la compra, según informó Kommersant.

El presidente del Banco Central, Serguéi Ignátiev, se negó, según el periódico, a examinar la petición. Sechin pertenece al equipo de oriundos de San Petersburgo y veteranos de los servicios de Seguridad, que rodean al presidente Vladímir Putin y que han tomado posiciones en las empresas más importantes del país, incluido Gazprom.

Las oficinas moscovitas del Deutsche Bank y de ABN AMRO, dos entidades financieras que participaban en la constitución del crédito sindicado, han sido visitadas recientemente por representantes del Ministerio del Interior y de otros cuerpos de seguridad.

El servicio de prensa de Gazprom anunció el viernes una corrección en su programa de endeudamiento de este año, que se hará público tras la subasta del 19 de diciembre. Si la empresa no pudiera pagar en el plazo previsto, no podría volver a concursar. Algunos especulaban con la posibilidad de que la Compañía Petrolera China diera un crédito a corto plazo al gigante del gas, después de que Alexéi Miller, el peterburgués que dirige Gaz-prom, se entrevistara con el jefe de esa empresa. La agencia Ria Novosti, citando las declaraciones de un alto funcionario chino, informaba que las petroleras chinas esperaban recibir derechos para explotar parte de los pozos petroleros de Yukos.

Desde hace un año y medio, esta empresa es objeto de una persecución con transfondo político que no se ha extendido a otras petroleras con las mismas prácticas fiscales, como Sibneft perteneciente al oligarca Román Abramóvich. Pese a sus dificultades, Yukos será este año la segunda de Rusia por su producción, que según las previsiones, alcanzará 84 millones de toneladas, ligeramente por debajo de Lukoil.

La subasta de hoy podrá ser seguida en circuito interno de televisión por cerca de 180 periodistas acreditados, según el jefe de prensa del Fondo de la Propiedad Federal de Rusia, Alexandr Komarov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de diciembre de 2004