Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Revitalizar el sistema democrático

El pasado día 15, la intervención en la comisión de investigación del 11-M de la portavoz de la Asociación de las Víctimas de dicho atentado, Pilar Manjón, despertó en mí sentimientos que personalmente tenía adormecidos o que ni siquiera sabía que tenía.

El que una madre que ha perdido recientemente a un hijo adolescente, víctima del brutal atentado terrorista del 11-M, se dirija "a sus señorías" allí presentes y demás estamentos sociales diciéndoles a la cara las verdades de la realidad que vienen padeciendo, porque hasta ese momento los miembros de la comisión no se habían tomado la molestia de preguntárselo, además de conmovedora, fue de un ejercicio democrático que no se había visto en este país en mucho tiempo. Y este elemento es el que me ha hecho volver a creer nuevamente en el sistema democrático que tantas vidas y esfuerzo nos ha costado a los españoles poder disfrutar hoy en día.

Las formas de participación que hasta ahora se vienen utilizando (recogidas de firmas, manifestaciones multitudinarias, huelgas generales, etcétera) se han demostrado que, siendo verdaderamente importantes, el partido que está en el poder siempre hace una lectura sesgada de las mismas, cuestionando la legitimidad de las reivindicaciones que en la mayoría de las ocasiones atribuye a la lucha partidista.

Cuando han transcurrido ya 26 años desde que los ciudadanos españoles aprobamos la Constitución, con la que acabamos con el antiguo régimen dictatorial y nos dotamos del actual sistema democrático, es llegado el momento de revitalizar el sistema, otorgando mayor participación al ciudadano, que, agrupado en torno a las asociaciones y colectivos sociales, tiene grandes reivindicaciones y demandas que en la mayoría de los casos nuestros representantes que elegimos cada cuatro años ni conocen ni, por otra parte, en muchas ocasiones, son sensibles a ellas.

A mi juicio, a estas asociaciones y colectivos debería dárseles la posibilidad de poder explicarles a nuestros representantes cuáles son sus problemas, propuestas de solución, preocupaciones, etcétera, pero explicarlas, como ha ocurrido el pasado día 15 en la comisión de investigación del 11-M, a todos juntos y mirándoles a la cara, para que de este modo cada partido político no tenga más remedio que asumir las responsabilidades que le correspondan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2004