Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS PARA NIÑOS Y JÓVENES

Nuevos mundos fantásticos

Para mayores de 12 años. Dos nuevos autores que se consolidan en el género fantástico: la española Laura Gallego, con la saga de Memorias de Idhún, y el estadounidense Christopher Paolini, con Eragon. Obras que respetan las normas y recursos del género, y confirman la revitalización de la lectura en los adolescentes.

Ella se llama Laura Gallego y es valenciana. Él se llama Christopher Paolini y es norteamericano. Los dos comenzaron a escribir a los 15 años, los dos comparten su afición por la literatura fantástica y, en apenas cinco años, los dos han consolidado una carrera literaria extraordinaria. Laura, con una decena de obras publicadas, dos de ellas ganadoras del Premio Barco de Vapor (Finis Mundi y La leyenda del Rey Errante, en SM), es una de las autoras más leídas por los adolescentes españoles y algunas de sus obras ya han sido traducidas a varias lenguas; Christopher, con una sola obra, se ha convertido en el último best seller internacional, ha vendido más de dos millones de ejemplares y en 2005 su novela será llevada al cine.

MÁS INFORMACIÓN

Con La Resistencia y Eragon, los dos han iniciado la publicación de sendas trilogías del género fantástico que, en el caso de Gallego, lleva por título Memorias de Idhún, y en el de Paolini, El legado.

El reino de Paolini se llama Alagaësia. Allí reina el tirano Galbatorix, después de haber aniquilado a los legendarios Jinetes protectores de la paz y a todo el que se atreva a disputarle el poder. Hasta que un día, un muchacho de 15 años, Eragon, encuentra en el bosque un pedrusco azul del que sale una dragona, a quien llamará Saphira, y que se convertirá en su compañera inseparable. Así, Eragon comprenderá que es el depositario de una extraordinaria misión, que le llevará a transformarse en el nuevo Jinete que se enfrentará al tirano.

El mundo creado por Laura Gallego, Idhún, "el planeta de los tres soles y las tres lunas", ha caído en las codiciosas y despiadadas manos de Ashran el Nigromante, la encarnación del mal, y su joven hijo Kirtasch, al que utiliza como sicario. En la Tierra, un guerrero y un mago exiliados de Idhún han formado la Resistencia y custodian a dos animales mágicos llamados a derrotar a Ashran: Lunnaris, el último unicornio, y Yandrack, el último dragón, que han adoptado forma humana y viven en el cuerpo de dos adolescentes, Victoria y Jack.

Dos obras de fantasía que respetan las normas y recursos del género -mundos propios; la lucha entre el bien el mal: magos, elfos, dragones y otros seres extraordinarios; duelos y batallas; enigmas y revelaciones; héroes y heroínas; amores, traiciones y lealtades-, aunque cabe señalar una diferencia básica: Eragon bebe en Tolkien, mientras que las Memorias de Idhún se inclinan más hacia el universo potteriano. En cualquier caso, son dos interesantes novelas, de lectura amena y emocionante, que se añaden a la ya larga lista de títulos fantásticos que, desde el primer Harry Potter (1998), se han convertido en tendencia dominante en la literatura para preadolescentes.

Memorias de Idhún. La Resistencia. Laura Gallego. SM. Madrid, 2004. 558 páginas. 18 euros. Edición en catalán: Memòries d'Idhun. La Resistència, en Cruïlla. Eragon. Christopher Paolini. Traducción de Silvia Kómet y Enrique de Hériz. Roca. Barcelona, 2004. 648 páginas. 21 euros. Edición en catalán: Eragon, en La Galera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 2004