Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas aplauden el pacto con Cajasur y admiten "cesiones" a la Iglesia

El secretario de Organización del PSOE, Luis Pizarro, aplaudió ayer de manera efusiva el acuerdo de la Consejería de Economía y Hacienda con el obispo de Córdoba sobre Cajasur, por el que la Iglesia católica tendrá una representación muy superior a la que le corresponde por la ley autonómica de Cajas de Ahorro. "En todos los acuerdos hay que dejar cosas encima de la mesa y uno tiene que ceder, pero en la globalidad es un buen acuerdo y muy positivo", afirmó tras la última reunión del año celebrada por la comisión ejecutiva regional. Pizarro enfatizó que el presidente de la entidad, Miguel Castillejo "ya no va a ser presidente de la entidad".

En línea con el mensaje oficial de que es "mejor un mal acuerdo que un buen pleito", como repiten, públicamente, desde el primero hasta el último dirigente de este partido, Pizarro destacó que "se ha vuelto a recuperar la tutela de la Junta de Andalucía" sobre Cajasur -un regreso que ya estaba garantizado por las modificaciones aprobadas a la ley estatal de Conglomerados Financieros- y se logra "democratizar" el funcionamiento de esta entidad ya que "hasta ahora decidía

Castillejo [presidente de Cajasur] los representantes de los ayuntamientos y de los impositores", mientras que a partir del pacto los ayuntamientos, la Diputación y el Parlamento de Andalucía "elegirán a sus representantes".

Ésa "era" la posición

Entre las cesiones del PSOE, como reconoció Pizarro, figura la prevalencia del derecho canónigo sobre el civil al permitir que los representantes de la Iglesia católica en los órganos de representación de la caja se jubilen a los 75 años, en lugar de los 70 como marca la ley andaluza. También que la Iglesia conserve una representación del 34% en la asamblea y del 30% en el consejo de administración, cuando el Gobierno andaluz y los socialistas habían estado defendiendo una representación del 6,5% como entidad cofundadora de la caja junto con la diputación. "Nuestra posición era ésa", admitió Pizarro, quien alabó el "buen trabajo" hecho por el consejero de Economía y Hacienda, José Antonio Griñán.

Preguntado por la opinión del secretario de Economía del PSOE, Luis Navarrete, sobre el acuerdo, Pizarro no aportó detalles ya que Navarrete, que es también presidente de la Caja San Fernando, no acudió a la ejecutiva.

El secretario de Organización no quiso calificar la póliza de seguros de 2,9 millones de euros suscrita por Cajasur a favor de Castillejo una vez salga de la entidad, cuando desde que se conoció esta renta vitalicia los socialistas en multitud de actos y en todas las ocasiones que han podido la habían calificado de "ilegal", "escandalosa" y la compararon a "un botín de guerra". El recurso de la Junta de Andalucía a la polémica póliza se mantiene vivo en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Tampoco quiso ratificar si compartía lo dicho el día anterior por el secretario de Política Institucional, Rafael Velasco, quien tildó de "una cuestión personal" el seguro del sacerdote. "Que quede claro una cosa: la ruptura con la Junta de Andalucía la provoca Miguel Castillejo con Javier Arenas. Miguel Castillejo ya no va a ser presidente de Cajasur", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 2004