Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un escándalo salpica a Annan por las actividades de su hijo

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, en un intento por contrarrestar los últimos ataques lanzados contra su figura, declaró sentirse "muy decepcionado" por la conducta de su hijo Kojo, quien trabajó para la compañía Cotecna hasta final de 1998 y de la que recibió pagos hasta febrero de 2003. Cotecna tenía un contrato con la ONU en el marco del Programa Petróleo por Alimentos, el mecanismo creado para paliar las consecuencias del embargo a Irak durante el régimen de Sadam Husein y que ahora está siendo investigado por fraude.

"No esperaba que esa relación continuara", dijo Kofi Annan. Su declaración se produce a tres días de que el grupo de sabios presente sus recomendaciones para la reforma de la ONU. Annan descartó que vaya a dejar su cargo por los escándalos que están aflorando en la organización, porque dijo tener "un trabajo serio que hacer durante el próximo año". Y en este sentido pidió a los Gobiernos que "se concentren" en hacer frente a los retos de la institución.

Desde la secretaría general se insiste en que el propio Annan pidió en su día que se examinara el contrato con Cotecna para verificar si el paso de su hijo creaba un conflicto de interés. Pero no se encontraron problemas. Ahora, es el propio Annan quien se declara "sorprendido" de que Cotecna siguiera pagando a su hijo cuando éste dejó la compañía a final de 1998, momento en el que entró en vigor el Programa Petróleo por Alimentos. Se calcula que durante los cuatro años que el programa estuvo en vigor, el hijo de Annan recibió 2.500 dólares mensuales de Cotecna. El caso está en manos de la investigación que dirige Paul Volcker, quien deberá aclarar si el paso de Kojo le sirvió a la compañía para hacerse con el contrato con la ONU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de noviembre de 2004