Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Intifada' en Oleiros

Un pueblo coruñés provoca un conflicto diplomático al llamar bestia a Sharon

Santiago de Compostela

Oleiros, un municipio de 28.000 habitantes del extrarradio de A Coruña, tuvo ayer en vilo al Ministerio de Asuntos Exteriores, después de que las autoridades de Israel reaccionasen con furia a una campaña publicitaria del Ayuntamiento en la que se calificaba de "bestia" y "asesino" al primer ministro Ariel Sharon. El responsable de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos, tuvo que intervenir desde Argentina para rechazar enérgicamente los anuncios y las camisetas contra Sharon distribuidos por el alcalde de Oleiros, el independiente Ángel García Seoane. El Gobierno de Israel llegó a convocar al embajador español en Tel Aviv para expresarle su malestar por una campaña que algunos periódicos del país calificaron de "antisemita".

Moratinos considera inaceptable el insulto al primer ministro y exige que se retire la campaña municipal

Las extravagancias de García Seoane, Gelo, le han hecho famoso en toda Galicia. Ha llegado a entrevistarse con Fidel Castro y con Muammar el Gaddafi para tributarles su admiración, y ha dedicados calles al Che Guevara y a Karl Marx. Pero el ya veterano alcalde de Oleiros, líder de un grupo local de signo izquierdista y carácter asambleario, Alternativa dos Veciños, que gobierna desde 1983, nunca había originado un barullo de tal dimensión como el que ayer sacudió las relaciones diplomáticas entre España e Israel. Un incidente que obligó a intervenir al propio Moratinos para evitar que enturbiase su próxima visita a Tel Aviv.

Como ya había hecho en otras ocasiones para defender al régimen cubano, García Seoane lleva semanas repartiendo camisetas y difundiendo mensajes contra Sharon en espacios de publicidad institucional del Ayuntamiento. Los paneles con mensajes electrónicos -visibles por decenas de miles de personas, ya que el municipio está a la entrada de A Coruña- mostraban desde hace días la leyenda: "¡Paremos a la bestia!!! Sharon asesino. Stop a los nuevos nazis".

El embajador de España en Israel, Víctor Harel, llamó por teléfono a García Seoane, el pasado lunes, para reprocharle su actitud y exigirle que pusiese fin a la campaña. Fue una conversación muy tensa, tras la que el alcalde denunció haber recibido "amenazas firmes" del diplomático. García Seoane incluso anunció que iba a pedir protección "personal e institucional", ya que se sentía intimidado por el tono de Harel, quien, según él, le dijo: "Aténgase a las consecuencias, porque no sabe usted de lo que somos capaces".

La noticia, que ayer sólo recogía en España el diario La Opinión de A Coruña, ya había llegado también a dos periódicos israelíes, Yediot Ajaronot y Jerusalem Post. En Tel Aviv, el Gobierno de Sharon convocó al embajador español, Eduardo Mirapeix, para protestar. Mirapex presentó excusas en nombre de España. Al mismo tiempo, el ministro Moratinos se había movilizado para impedir que el incidente deteriorase las relaciones con Israel en un momento muy delicado. El titular de Exteriores se puso en contacto con el presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga, y con el responsable de la Federación de Municipios y Provincias, Francisco Vázquez, para pedirles que tomen "las medidas necesarias" para se retire la campaña de Oleiros. Pese a sus abismales diferencias ideológicas, Fraga mantiene una buena relación con el alcalde, de quien se hizo acompañar a Cuba y Libia.

Moratinos ni siquiera pudo esquivar la cuestión cuando llegó a última hora de ayer a Rosario. El ministro consideró "del todo punto inaceptable" una campaña "en la que se insulta y ofende de forma grave a un primer ministro de un país amigo de España elegido democráticamente". García Seoane anunció anoche a Efe que está dispuesto a retirar la campaña si se lo solicita el Gobierno, ya que su propósito no era "enturbiar ninguna relación entre los dos países". El alcalde se defiende de las acusaciones de antisemitismo y asegura que sus descalificaciones se dirigen exclusivamente a la política de Sharon de "aplicar el terror al pueblo palestino". García Seoane fue elegido en 2002, tras cumplir seis años de inhabilitación por derribar sin permiso judicial un muro que invadía la línea de costa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de noviembre de 2004