EL FIN DE UNA ERA

El médico de Arafat pide una autopsia

El doctor jordano Al Kurdi sospecha que el presidente palestino pudo ser envenenado

El médico personal del presidente palestino, el doctor Achrat al Kurdi, ha pedido que se efectúe una autopsia del cadáver de Yasir Arafat, para tratar de desvelar las causas de su muerte, no descubiertas durante los análisis efectuados en el hospital Percy de París, donde estuvo internado durante 13 días.

En opinión del doctor la causa de la muerte del presidente pudiera haber sido un veneno, lo que explicaría la infección en la sangre y el descenso continuado de plaquetas. Achrat Al Kurdi, neurólogo, de nacionalidad jordana y ex ministro de Sanidad en su país, quien en los últimos 20 años ha cuidado de Arafat, ha llegado a hacer esta petición directamente al nuevo número uno del régimen palestino, Mahmud Abbas, según se asegura en círculos políticos.

Más información

La petición del doctor Al Kurdi, reiterada en las últimas horas a las autoridades palestinas, está secundada además por otras autoridades médicas, así como por varios dirigentes políticos palestinos entre ellos Jaled Meschal, el máximo responsable del grupo radical palestino Hamás en el exterior.

Meschal sostiene también que Arafat ha muerto envenenado por los israelíes y argumenta su denuncia en su propia experiencia, ya que en 1997 dos agentes del Mosad, los servicios secretos israelíes, le envenenaron en una calle de Ammán, la capital jordana, al inyectarle un poderosa pócima, cuyo efecto pudo ser parado gracias a la intervención personal del rey Hussein de Jordania, que convirtió el incidente en un asunto de Estado.

El monarca exigió al primer ministro israelí de la época, Benjamín Netanyahu, un antídoto y la liberación de un buen número de palestinos, entre ellos, el jeque Ahmed Yassin, a cambio de la libertad de los dos agentes secretos, que habían sido capturados en plena calle, después de llevar a cabo una operación minuciosamente planificada desde Tel Aviv.

Sin embargo, las denuncias del doctor jordano han caído por ahora en saco roto. Las nuevas autoridades palestinas no han hecho caso de la denuncia, se niegan a abrir cualquier tipo de investigación y han acabado declarando que se trata de una patraña. En el mismo sentido se ha definido el ministro de Asuntos Exteriores israelí, Silvan Shalom, que ha calificado la acusación de "falsa" y "sin fundamento".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de noviembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50