Reportaje:

Los nuevos iconos urbanos de Madrid

Una ruta por los edificios singulares que dibujan la futura cara de la ciudad

Un referente simbólico se alza poderoso en el barrio de Sanchinarro, al norte de Madrid. Su perfil ciclópeo y agujereado forma parte ya del vaivén cotidiano de la ciudad (miles de automovilistas que circulan por la M-11 lo ven a diario), e ilustra un modo de concebir la arquitectura y el urbanismo que refrenda la idea del crítico Kenneth Frampton de una urbe que cree "en el edificio único como un fin en sí mismo". El estudio holandés MVRDV y la española Blanca Lleó huyen con la torre de viviendas de la palidez urbanística del entorno emergente que la rodea. Y a este Edificio Mirador se unen, por su calidad e imaginación, otros proyectos construidos o a punto de terminarse, en especial el nuevo aeropuerto, de Richard Rogers, que será la puerta de bienvenida de la ciudad a partir de 2005.

Más enclaves de una estimulante ruta son la ampliación del Museo Reina Sofía, dos bibliotecas -la de la Comunidad de Madrid y la de Usera-, un teatro en plena plaza de Lavapiés y la Maternidad de O'Donnell. Los viajeros de nuevo cuño ya no se conforman sólo con la ciudad histórica (así lo muestran el éxito de las rutas arquitectónicas del siglo XX en Barcelona o Amsterdam, o un caso paradigmático, el de Bilbao, que entró con el Guggenheim de Frank Gehry en el circuito turístico internacional). La tendencia incluye también a medios de comunicación de referencia, como Navigator, números especiales de viaje que publica la revista Wallpaper en los que la arquitectura, el interiorismo y el diseño se ven como consustanciales con el viajero de hoy.

Algunos de los edificios emblemáticos de Madrid pueden contemplarse en la visita que el patronato de turismo organiza por el Paseo de la Castellana (www.descubrirmadrid.com). El modelo de la capital, expansivo y desordenado, obliga a los visitantes a confeccionarse sus propias rutas y a los profesionales a consolarse con una visión de caótica libertad en un territorio que se expande a impulsos incontrolables. Mientras las Olimpiadas de 1992 y el Fórum 2004 sirvieron para reorganizar el trazado urbanístico de Barcelona -hasta el punto de establecer una imagen internacional conocida como "modelo Barcelona"-, el Madrid candidato a los juegos olímpicos de 2012 todavía busca soluciones coherentes que integren lo social, lo urbano y lo cultural. Un panorama que, entre otros, arquitectos como Herzog & De Meuron, Juan Navarro Baldeweg, el estudio Morphosis, Dominique Perrault o David Chipperfield, más los que aparecen a continuación, tratan de contrarrestar.

1 Juguetón y orgánico

EL GRAN BARAJAS

Por su inmediatez y sus ideas sencillas de comprender -como los colores del arco iris pintados en la estructura principal, una refrescante irradiación pop en tierras de secano-, el nuevo aeropuerto de Barajas está destinado a ser, cuando se inaugure antes de un año, en un favorito del gran público. Su perfil ha sido bautizado ya como El Tirachinas, y los arquitectos británicos del equipo de Richard Rogers, que junto al estudio Lamela firman el proyecto, llaman a la viga que sujeta la fachada "la viga arenque". Juguetón y orgánico, el techo de bambú que va haciendo olas, los grandes lucernarios elípticos, los difusores de aire que se asemejan a la cabeza de un dinosaurio, el derroche de luz natural y su cualidad transparente inclinan asimismo la balanza a favor de una obra de enormes dimensiones cuyo envoltorio desenfadado esconde un corazón high-tech. Se puede ver tomando la carretera que une Barajas y San Sebastián de los Reyes.

2 Terraza en el piso 21

EDIFICIO MIRADOR

En su repertorio de sorpresas (como los molinos eólicos en la azotea del pabellón de Holanda de la Expo de Hannover), los miembros del estudio MVRDV abren en su edificio de viviendas de protección oficial un gran mirador a 36,8 metros del suelo, con una estructura de puente metálico y la intención de que la sierra de Guadarrama penetre por el hueco. El rectángulo, situado en la planta 12, tiene 14,14 metros de altura y en él se instalará una pieza de la escultora Cristina Iglesias. En colaboración con Blanca Lleó, las soluciones del equipo MVRDV, expertos en viviendas, coloristas e inventivos, elevan el nivel de una zona en construcción, la de Sanchinarro. La alegre torre de MVRDV es encargo de la Empresa Municipal de la Vivienda.

3 Rebelde Jean Nouvel

AMPLIACIÓN DEL REINA SOFÍA

Entre los proyectos para el triángulo de oro de los museos madrileños destaca la naturalidad de la ampliación de Jean Nouvel para el Reina Sofía. Un volumen aplastante y ligero a la vez, más llamativo por su inconformismo agitador que por su sutileza. El vidrio y el acero, más una desbordante mancha roja, definen un gran trazo hacia la ronda de Atocha: vestíbulo para los vecinos, cobijados bajo el extraordinario voladizo.

4 Lavapiés, a escena

TEATRO OLIMPIA

El carácter multicultural del barrio de Lavapiés, lo accidentado de su topografía, es absorbido por los contundentes perfiles de la reconstruida Sala Olimpia (que se llamará teatro Valle-Inclán). Sus autores, Ángela García de Paredes e Ignacio García Pedrosa, se han adaptado a la geometría de la plaza, adosando sus volúmenes a las medianeras existentes y aun retrasándolos, dejando así más espacio libre para la gente.

5 Un traje de luces

BIBLIOTECA DE USERA

En las tardes de gloria, el torero Palomo Linares vestía a veces de rosa palo y oro, un traje de luces cuyos colores se trasladan, al atardecer, a la cúbica superficie exterior de la Biblioteca de Usera (avenida Rafaela Ybarra, 43; 914 22 95 01; metro Plaza Elíptica). En este edificio, los arquitectos Iñaki Ábalos y Juan Herreros, en colaboración con Ángel Jaramillo, despliegan otra vez el talento que ya habían demostrado en las plantas de reciclaje de Valdemingómez y Pinto. La biblioteca tiene una textura como de pintura industrial (el tono metálico de un Mercedes-Benz) y una libertad que conecta lo mismo con Andy Warhol que con el artista que firma el papel pintado de los interiores: Peter Halley.

6 La fábrica de cerveza

BIBLIOTECA REGIONAL

Obsesionados por la condición líquida de la luz, por los materiales y la relación del edificio con el entorno, Emilio Tuñón y Luis Mansilla consiguen en el Archivo y Biblioteca de la Comunidad de Madrid (Ramírez de Prado, 3; metro Delicias) que una antigua fábrica de cervezas, El Águila, vea amplificados sus discretos muros de ladrillo gracias a un sutil encaje con el vidrio y el hormigón. También firmarán el futuro Museo de las Colecciones Reales, junto al Palacio de Oriente.

7Moneo, en plena forma

MATERNIDAD DE O'DONNELL

Portada en agosto de la prestigiosa revista de arquitectura alemana Bauwelt, la Maternidad de la calle de O'Donnell (en el número 50) se va abriendo de arriba abajo en capas de refinada arquitectura. Empezando por las letras de la fachada, con la palabra Maternidad, un referente urbano que recoge el espíritu de arquitectos como el holandés Jan Duiker o de artistas plásticos como el ruso Alexandr Rodchenko. Y siguiendo por el gran fanal (linterna de los barcos) en el que esas letras se encajan: una estructura de acero y cristal que se ilumina al atardecer y siluetea a los visitantes. La racionalidad formal del edificio, su poderosa volumetría, la delicada lámina de vidrio y espejo de las fachadas, los ocho patios de luces a los que miran las habitaciones (con piedras blancas en el suelo que reflejan la luz) y la variedad y audacia de las soluciones funcionales caracterizan esta obra de Rafael Moneo.

INTERIORES QUE DESLUMBRAN

Calle 54

El jazz es la razón de ser de este restaurante-club, diseñado por Javier Mariscal. En el interior se contraponen colores y elementos gráficos al estilo de un night club americano. El suelo de granito negro contrasta en el bistrot (planta baja) con el color del plástico traslúcido de las sillas Fantastic Plastic Elastic, del diseñador Ron Arad. En la barra, el color lo aporta un panel retroiluminado con caricaturas de jazzistas. Y, visible en todas las plantas, el gran mural multicolor, un quién es quién del jazz.

- Paseo de la Habana, 3. 902 14 14 12.

La Manduca de Azagra

Sencillez y amplitud. Francisco José Mangado ha huido para el interiorismo de este restaurante de la sofisticación, aprovechando un local del siglo XIX, profusamente dividido, para crear un lugar agradable y poco recargado, con materiales naturales, principalmente madera y cerámica, y una iluminación que desdibuja los límites del espacio.

- Sagasta, 14. 915 91 01 12.

Neo

Restaurante decorado por Antonio Arjona, ocupa un área de planta rectangular y sin barreras arquitectónicas. Un patio interior divide el comedor y la cocina. Los acabados de los falsos techos y las distintas maderas del suelo marcan sutiles fronteras entre los espacios y un gran paño de vidrio define el acceso. En la iluminación, la fibra óptica, que regula la textura de la luz.

- Quintana, 30. 915 40 04 98.

Exotic. Delitto e Castigo

Exotic, segunda tienda de la marca Delitto e Castigo, especializada en marcas exclusivas de moda, propone un nuevo concepto de tienda, con experiencias culturales y sensoriales. Un ejemplo: los maniquíes son sacados del escaparate y se incorporan al interior (igual que en las tiendas de Prada, de Rem Koolhaas). En el interior, dividido en dos plantas, destaca el modo en el que la arquitecta Teresa Sapey juega con los escultóricos y coloridos asientos de la firma Edra (Miami y Tatlin).

- Villanueva, 20. 914 31 89 33.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de noviembre de 2004.