_
_
_
_

Zapatero asegura que no se jugará un España-Cataluña de hockey

El presidente del Gobierno se siente cómodo "en el arte de rectificar"

La selección española y la catalana de hockey sobre patines no se enfrentarán en los próximos mundiales: ése es "un futurible que no se va a producir", aseguró ayer, ante el pleno del Congreso, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al responder a una pregunta del líder del PP, Mariano Rajoy. Le había preguntado el dirigente popular por la posibilidad de que "España juegue un campeonato del mundo contra una parte de España" porque "incluso ya se ha celebrado el sorteo y estamos en el mismo grupo".

Se refería Rajoy, sin nombrarla, a la selección catalana de hockey, que, al ganar recientemente en Macao (China) el Mundial en la categoría B, ha conseguido el derecho a jugar el campeonato en la categoría A, a la que pertenece la española.

Más información
La federación española de hockey patines se niega a jugar con Cataluña

Zapatero repitió que "son las federaciones españolas, a través de las selecciones españolas, las que representan oficialmente" a España "en competiciones internacionales". Además acusó a Rajoy de demagogia porque la admisión de Cataluña para jugar el campeonato en China se produjo, dijo Zapatero, el 26 de marzo, gobernando el PP. Hubo irritación en los escaños populares; José Antonio Bermúdez de Castró gritó: "¡Para nada!", y el portavoz de deportes de ese grupo, Francisco Antonio González, aludió al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, como responsable de la decisión En último termino, Rajoy le reprochó que no se hubiera expresado con tanta claridad como ayer sobre este asunto en ocasiones anteriores.

Pero la polémica por las selecciones deportivas afecta también a las relaciones entre el Ejecutivo central y el catalán, que ayer por boca de su consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, reclamó de nuevo al Gobierno que retire el recurso de inconstitucionalidad presentado contra la ley autonómica que regula esas selecciones. Ayer en el Senado, ante una pregunta del portavoz de CiU, Pere Macias, la ministra de Educación, María Jesús Sansegundo, dejó claro que el Gobierno no tiene intención de retirar ese recurso.

La primera pregunta de la tarde que respondió Zapatero aportó una novedad al lenguaje político. El presidente elevó la capacidad de rectificar a la categoría de "arte" y aseguró que "este Gobierno no se siente incómodo en lo que representa el arte de rectificar".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El 'no' de Izquierda Unida

Venía a cuento porque el líder de IU, Gaspar Llamazares, le había agradecido, "retóricamente", que el Ejecutivo haya rectificado y haya decidido que mañana elevará una consulta al Tribunal Constitucional sobre las posibles colisiones entre la Constitución europea y la española. Llamazares solemnizó que su coalición va a "propugnar el no" en el referéndum y acusó al Gobierno de utilizar la ocasión "a mayor gloria" del Ejecutivo, pero sin transparencia ni información para los ciudadanos.

Zapatero quiso dejar claro que la consulta al Constitucional deriva de la que se hizo al Consejo de Estado, que la recomendó, y que "ninguna otra fuerza política había dicho nada hasta que el Gobierno tomó esta iniciativa".

Eduardo Zaplana, portavoz del PP, y Ángel Acebes, secretario general del PP, reanudaron su costumbre de cada miércoles de preguntar a la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega. Al primero le dijo que,por supuesto, la autodeterminación no cabe en ningún estatuto autonómico, pero Zaplana trató de zaherirla con referencias a ERC y al Gobierno de Cataluña, acusando al Ejecutivo de crear confusión y de "abrir la puerta" a esas reivindicaciones. Acebes acusó al Gobierno de actuar sin transparencia, sobre todo por la modificación de la elección de magistrados por el Consejo General del Poder Judicial. Fernández de la Vega, sin mencionarlo, le reprochó su comportamiento tras el 11-M y le llamó "maestro del oscurantismo".

Mariano Rajoy, durante su intervención en el pleno de ayer.
Mariano Rajoy, durante su intervención en el pleno de ayer.BERNARDO PÉREZ

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_