Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los primeros sondeos dan el triunfo a Tabaré Vázquez en las presidenciales de Uruguay

Las encuestas auguraban al candidato del Frente Amplio más del 50% de los votos

Tabaré Vázquez, candidato del Frente Amplio (coalición de izquierda), ganó ayer las elecciones presidenciales uruguayas, según indicaban los primeros sondeos a pie de urna. Las primeras estimaciones atribuían a Vázquez la victoria con un porcentaje que oscilaba entre el 51,5% y el 52% de los votos. El Partido Nacional (Blanco) obtenía en torno al 30% de los votos, mientras que el Partido Colorado, actualmente en el Gobierno, no alcanzaba el 10%. De confirmarse este resultado no será necesaria una segunda vuelta de los comicios y Uruguay tendrá por primera vez en la historia un presidente de izquierda. Los sondeos indicaban, asimismo, que el plebiscito sobre la reforma constitucional para nacionalizar el servicio de agua potable y saneamiento fue aprobado.

Dos horas antes del cierre de las mesas, ya había votado el 90% de los electores

La euforia reinaba en los alrededores del hotel Presidente de Montevideo, sede principal de la coalición, donde por la tarde se concentraban (primera hora de la madrugada en la España peninsular) se concentraron miles de seguidores.

Como es habitual en Uruguay la participación fue muy alta. Dos horas antes del cierre de las mesas de votación, ya había depositado su papeleta el 90% de los electores. El candidato favorito fue el primero en votar. A las ocho de la mañana, con un sol radiante, nada más abrirse los colegios electorales cientos de seguidores del Frente Amplio recibieron a su candidato con gritos de "Y ya lo ves, y ya lo ves, el presidente Tabaré". La escena transcurrió en La Teja, donde nació Tabaré Vázquez hace 64 años.

El centro de votación estaba instalado en el club social Arbolito, fundado en 1958 por el candidato junto a un grupo de 50 compañeros. Allí funciona un comedor popular y una clínica que Vázquez abrió cuando se licenció por la Facultad de Medicina de la Universidad de la República. Buena parte de aquellos fundadores acudieron ayer al Arbolito para arropar al viejo compañero.

Vázquez estaba en su salsa. Llegó, saludó, abrazó a su gente, votó y se retiró sin hacer declaraciones a esperar los resultados de una jornada histórica. La Teja es su barrio y en él surgieron varios de los grupos que participaron en la formación del Frente Amplio. Ayer era difícil encontrar un rincón donde no ondeara una bandera o pancarta de la coalición. A primera hora de la mañana la calle principal del barrio estaba atascada en medio de un ruido ensordecedor de bocinas y gritos partidarios.

Los padres y un hermano de Tabaré Vázquez fallecieron de cáncer. Los zarpazos de la enfermedad influyeron probablemente en su decisión de especializarse en Oncología y Radioterapia. Becado por el Gobierno francés, ejerció como profesor titular de Oncología Radioterápica de la Facultad de Medicina a partir de 1987. Dio sus primeros pasos en política en el Partido Socialista, uno de los integrantes del Frente Amplio. En 1989 fue elegido alcalde de Montevideo, cargo que ocupó durante cuatro años.

La coalición Encuentro Progresista-Frente Amplio lo proclamó candidato a la Presidencia en julio de 1994. Esta es la tercera vez que compite por la más alta magistratura. Pese a las repetidas derrotas frente a los dos partidos tradicionales, el ascenso del Frente Amplio en cada consulta electoral desde su fundación en 1971 fue constante. Los 304.000 votos que obtuvo hace 33 años se convirtieron en 972.000 en las últimas elecciones de 1999. El Frente Amplio fue el partido más votado en la primera vuelta de aquellos comicios, en un resultado sin precedentes, pero la victoria no fue suficiente para lograr el 50% de los votos. En el segundo turno, los votantes colorados y blancos se unieron tras la candidatura de Jorge Batlle (Partido Colorado), que derrotó a Vázquez por una diferencia de 115.000 votos.

El segundo candidato mejor situado en las encuestas para las elecciones de ayer, el abogado Jorge Larrañaga, 48 años, del Partido Blanco, votó en Paysandú, su ciudad natal en la que ocupó la alcaldía en dos ocasiones. Senador desde el 2000, fue elegido candidato a la Presidencia en unas elecciones internas en las que derrotó ampliamente al ex presidente Luis Alberto Lacalle. A pesar de que las encuestas nunca le favorecieron él repitió a sus seguidores que habría segunda vuelta y que, en este caso, la historia sería otra. Sus colaboradores subrayan la perseverancia como una de las principales cualidades de Larrañaga. Si cae derrotado en la primera vuelta, el futuro político del candidato blanco y de su partido es una incógnita.

Tanto Vázquez como Larrañaga han asegurado durante la campaña que, de resultar elegidos, no ocuparán la residencia presidencial de Suárez y Reyes, un palacete construido hace 98 años. Además de votar al presidente de los próximos cinco años los uruguayos eligieron los nuevos 30 integrantes del Senado y los 99 de la Cámara de Diputados por los 19 departamentos del país. Todas las encuestas dibujan un Parlamento con una clara mayoría del Frente Amplio en las dos Cámaras.

La consulta electoral coincidió con un plebiscito sobre la reforma constitucional para nacionalizar los servicios de saneamiento y agua potable. La iniciativa, apoyada con matices por el Frente Amplio y el Partido Blanco y rechazada por el Partido Colorado, partió del sindicato de la entidad Obras Sanitarias del Estado (OSE). El plebiscito es polémico y por ello las principales fuerzas políticas optaron por no ponerlo en lo alto de la agenda electoral.

Dos días antes de los comicios se difundió un comunicado del consorcio Uragua, que tiene la concesión del agua potable y saneamiento de un sector del departamento de Maldonado. En él amenazaba con la rescisión unilateral de los contratos y su abandono del país si ganaba la reforma constitucional. Antes de su difusión por la prensa el comunicado fue entregado al Gobierno. Uragua está integrada por las empresas españolas Iberdrola, Cartera Uno y Aguas de Bilbao (13%).

El sindicato de OSE reaccionó con vehemencia a la amenaza de la empresa concesionaria al señalar que la divulgación del documento a través del Gobierno es "una clara violación de la vida electoral" y que dichas empresas tienen que irse del país por "incumplimiento de la concesión", al margen del resultado de la consulta popular. Por su parte, el Ejecutivo señaló que se trataba de una "difusión objetiva" de una carta enviada por una empresa, y añadió que veía con preocupación una eventual retirada de Uragua. Los dos candidatos favoritos, Vázquez y Larrañaga, han expresado durante la campaña que la reforma de la Constitución no tendrá en ningún caso efecto retroactivo y que no significará la rescisión de los contratos en vigor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de noviembre de 2004