Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet y Almunia alertan del impacto del crudo en el crecimiento

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, alertaron ayer en Estrasburgo del negativo impacto que sobre el crecimiento de Europa tendrá el elevado precio actual del petróleo o, peor aún, su incremento en los próximos meses. Aun así, uno y otro han explicado estas semanas que ese impacto será menor que en décadas pasadas porque Europa depende ahora menos del crudo y porque éste se paga en dólares cuando el euro está fuerte frente al billete americano.

Trichet intervino ante el Parlamento Europeo para comentar el informe anual del BCE correspondiente a 2003 y que ya fue difundido antes del verano. Al analizar la situación actual, el presidente del banco europeo dijo que, "si los precios del petróleo siguen elevados, o si siguen aumentando, habrá un efecto sobre el impulso del repunte económico, tanto dentro como fuera de la zona euro". Para Trichet, ese impulso puede "ralentizarse".

Efecto en la inflación

Pese a todo, Trichet no espera una gran presión inflacionista en Europa. Por el contrario, insistió en que la inflación, hoy ligeramente por encima del 2%, se mantendrá por debajo de ese porcentaje durante el año que viene. En el terreno opuesto, se mostró "decepcionado" por los déficit públicos que registraron el año pasado varios de los principales países de la UE.

El presidente del BCE hizo una nueva advertencia en el sentido de que la prevista reforma del Pacto de Estabilidad no debe ir demasiado lejos, aunque esta vez sólo insistió en que el déficit público no debe superar el 3% del PIB y que nadie ha propuesto modificar. Trichet también abogó por la moderación salarial y valoró la positiva incidencia de unos tipos de interés tan bajos como ahora (2%) en el crecimiento europeo.

Por su parte, Almunia también recordó en Estrasburgo que los precios del barril pueden ralentizar el tímido repunte económico que se inició en Europa hace unos meses. El comisario español presentará hoy las previsiones económicas de otoño de la comisión y, como ya adelantó el pasado jueves ante los ministros de Finanzas, los datos han sido revisados a la baja, sobre todo para 2005, a la vista del precio del barril. Lo mismo ocurre concretamente en el caso español.

"Comunicaré las previsiones de otoño teniendo en cuenta el impacto, que no va a ser positivo, sino más bien negativo, del aumento del precio del petróleo que sufrimos desde hace varias semanas", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de octubre de 2004