Castro da partes de su salud para mostrar que sigue al frente de Cuba

El presidente informa de los detalles de su operación de rodilla

Que nadie lo dude: Fidel Castro va a seguir al pie del cañón, o al menos es su voluntad. Si el miércoles, tras sufrir una aparatosa caída después de pronunciar un discurso en Santa Clara, él mismo anunció que se había fracturado la rodilla izquierda, el jueves quiso ser también el encargado de relatar, mediante un comunicado, los pormenores de la operación quirúrgica de más de tres horas a que fue sometido un hospital de La Habana.

Más información
De Palacio intenta calmar la polémica al asegurar que no desea la muerte a nadie

La televisión cubana ha difundido profusamente, como si de un parte de guerra se tratara, la Carta del compañero Fidel a sus compatriotas, en la que cuenta los pormenores del tropezón -"el impulso y la ley de gravedad, descubierta hace tiempo por Newton, hicieron que al dar el paso en falso me precipitara adelante hasta caer, en fracción de segundos, sobre el pavimento"- e informa minuciosamente de lo que sucedió después.

Lo primero fue el traslado en una ambulancia desde Santa Clara a La Habana, distantes 280 kilómetros. Durante el trayecto, pese a los calmantes que le suministraron, el mandatario atendió al presidente venezolano, Hugo Chávez, que lo llamó por teléfono al conocer lo ocurrido. En su carta, Castro habla hasta de los baches de la carretera, y explica cómo, ya en el Palacio de la Revolución, al saber que "la rótula estaba fragmentada en ocho pedazos", se dispuso qué hacer: "De común acuerdo los especialistas y el paciente, decidimos proceder a la inmediata operación de la rodilla, e inmovilizar el brazo derecho [en el que sufre una fisura en el húmero] con un sencillo cabestrillo".

El líder comunista, de 78 años, se preocupó hasta de la anestesia que le iban a suministrar (pidió raquídea) y solicitó a los médicos que "no le aplicaran ningún sedante". "El proceso alrededor de la operación duró tres horas y quince minutos. Los ortopédicos se dedicaron a reunir y ubicar a cada uno de los fragmentos en los sitios que les correspondían a cada uno de ellos y, como tejedores, proceder a unirlos sólidamente, cosiéndolos con fino hilo de acero inoxidable unos y otros", relata Castro, que concluye: "Un trabajo de orfebrería".

Al final de la misiva, el mandatario quiso tranquilizar a sus compatriotas: "Evoluciono bien y no dejaré de comunicarme con ustedes". Y por si alguien lo dudaba, antes dejó caer: "Desde el mismo instante de la caída no he dejado de atender las tareas más importantes que me corresponden, en coordinación con todos los demás compañeros", para concluir con una exhortación algo enigmática: "Cada uno de los revolucionarios cubanos sabe lo que debe hacer en cada instante. ¡Hagámoslo!".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Prácticamente a la misma hora en que la televisión emitía el comunicado de Fidel Castro, su salud y las consecuencias que podrían derivarse de su aparatosa caída eran objeto de discusión y comentarios entre los diplomáticos que asistieron a la recepción que ofreció el nuncio de la Santa Sede en La Habana, el italiano Luigi Bonazzi, con motivo del 26º aniversario del pontificado de Juan Pablo II.

La mayoría de los diplomáticos europeos criticaron las declaraciones de la vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio, sobre la conveniencia de la muerte de Castro. "Parece mentira que eso lo diga una señora que se dice católica", dijo con indignación un embajador. El nuncio, Luigi Bonazzi, que por cierto no invitó a disidentes a su recepción, deseó a Castro una pronta recuperación y resaltó el valor del diálogo y la necesidad de "cooperación de todas las ideas de todos".

Carta de Castro a los cubanos publicada ayer en las primeras páginas de los diarios <i>Granma </i><b>y</b> Juventud Rebelde.
Carta de Castro a los cubanos publicada ayer en las primeras páginas de los diarios <i>Granma </i><b>y</b> Juventud Rebelde.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS