Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE descarta equiparar las parejas de hecho a los matrimonios

Las uniones se regularán tras la aprobación de las bodas gays

Los socialistas descartan equiparar las parejas de hecho a los matrimonios. Aducen que, cuando estén autorizadas las bodas homosexuales, nada impedirá casarse a quien lo desee y que no se puede imponer una regulación similar a la matrimonial a quien no la quiere. La ley estatal de uniones de hecho se acometerá el año que viene.Las parejas tendrán derecho a pensión de viudedad y a heredar, según el PSOE.

Todo indica que no se debatirán las cuatro proposiciones de ley para regular las parejas de hecho (de CiU ERC, IU y BNG). El PP anunció ayer que retiraba las enmiendas a la totalidad "con la esperanza de llegar a acuerdos con otros grupos", según detalló la diputada Ana Torme.El paso siguiente será la ponencia de la Comisión de Justicia. "Allí nos sentemos a negociar a partir de los cuatro textos presentados y el centenar de enmiendas", indicó la diputada de CiU Mercé Pigem.

"Hay un acuerdo bastante generalizado entre los proponentes y el grupo socialista para demorar la discusión sobre parejas de hecho hasta que el Congreso apruebe el matrimonio homosexual [a comienzos de año, previsiblemente]", dijo el diputado socialista Jordi Pedret. "No queremos retardar la ley de parejas de hecho, sino hacerla coherente con la aprobación del matrimonio homosexual", añadió.

El reconocimiento a los gays del derecho a casarse ha llevado a los socialistas a rebajar sus expectativas anteriores sobre la regulación de las uniones de hecho. "Como ya no habrá discriminación por sexo para poder casarse, las uniones de hecho serán una opción para quien no quiera casarse y no se pueden regular en pie de igualdad con los matrimonios", aseguró Jordi Pedret. Añadió que la equiparación impondría a las parejas una regulación que no desean.

El PSOE proyecta para las parejas de hecho una ley de mínimos. Quiere establecer un registro de parejas, fijar quienes pueden acudir a él y determinar que para acabar con la unión bastará la manifestación de uno de sus miembros. Descarta regular específicamente las consecuencias de las rupturas (pensiones, por ejemplo). Aunque los socialistas sí prevén conceder a los miembros de estas uniones el derecho a la pensión de viudedad y a la herencia, aún tienen que decidir si esto se incluye en la futura ley o se deriva a modificaciones posteriores en las normativas específicas que regulan esas cuestiones. De momento, el PSOE descarta equipararlas fiscalmente a los matrimonios.

El planteamiento socialista tiene menor alcance que el propuesto por el PP por la vía de las enmiendas a las cuatro proposiciones de ley presentadas. Los populares, tras haberse negado a regular las parejas de hecho para evitar el reconocimiento de las homosexuales cuando estaban en el Gobierno y opuestos al matrimonio gay, defienden una norma que equipare a las uniones (al margen de su orientación sexual) con los matrimonios excepto en la adopción, y que regule las rupturas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de octubre de 2004