_
_
_
_
_
Aulas | LAS ESCUELAS DE IDIOMAS ANTE EL ESPACIO COMÚN EUROPEO.

Las escuelas de idiomas exigen más medios para cumplir con el objetivo europeo

Cerca de 28.000 alumnos cursan estudios en los 24 centros oficiales de Andalucía

Luisa Porras tiene 27 años y este curso decidió retomar una asignatura pendiente en su formación: el aprendizaje de un segundo idioma. Luisa trabaja en el sector turístico en la Costa del Sol (Málaga) y aprender el alemán le es imprescindible. Tras los escándalos en las academias privadas de Opening y Wall Street, optó por la Escuela Oficial de Idiomas de Málaga, centro del que tenía muy buenas referencias por su trayectoria de más de 30 años. Sin embargo, ha tenido que posponer su planes un año más. Ella fue uno de los 1.637 aspirantes que se han quedado sin plaza este año en la escuela de Martiricos, con problemas de espacio y falta de profesorado para poder atender la gran demanda que registra al inicio de cada curso, especialmente para inglés y de alemán.

Estas deficiencias en infraestructuras o en profesorado suponen un serio obstáculo para las Escuelas Oficiales de Idiomas de Andalucía ahora que se preparan a marchas forzadas para su inclusión en el nuevo marco común de enseñanza europea.La Unión Europea ha fijado para el curso 2005-2006 el plazo para que las enseñanzas de idiomas se armonicen. El objetivo de la reforma es cumplir la recomendación del Consejo de Europa de que los ciudadanos se manejen en dos idiomas, aparte del propio.

Sin embargo, el panorama que ofrecen las 24 Escuelas Oficiales de Idiomas andaluzas, en las que este curso estudian 27.533 alumnos, dista mucho del idóneo para cumplir el reto. Pese a la política seguida en los últimos años por la Consejería de Educación de ampliar la red de centros, las carencias que padecen estas escuelas dificultan incluso su convergencia interna, detectándose desigualdades entre las enseñanzas que imparten unas u otras.

Un ejemplo de ello se encuentra en la Escuela Oficial de Idiomas de Málaga, decana en Andalucía y una de las ocho históricas del país junto. Málaga tiene matriculados a 5.560 alumnos en régimen presencial, cifra que se duplica con los estudiantes de matrícula libre, que sólo tienen derecho a examen. Según su directora, Modestina Romero, este curso han sido admitidos 3.616 alumnos nuevos, pero 1.637 se han quedado sin plaza. En el caso opuesto, escuelas de municipios pequeños como Guadix, Priego de Córdoba o Ronda, apenas si tienen demanda,y en algunas hay menos de 20 alumnos por clase.

La malagueña Luisa Porras no obtuvo plaza en la escuela de Martiricos porque se agotó el cupo que se reserva para los aspirantes mayores de 18 años. Al estar englobadas como Enseñanzas de Régimen Especial, las escuelas de idiomas han de primar a los estudiantes de 14 a 18 años, para los que se reserva el 70% de los puestos. Esta imposición de Educación no es compartida del todo por los responsables de las escuelas, que consideran que las escuelas de idiomas han de ser orientadas a capacitaciones laborales. Este escollo se ha salvado en parte en la escuela de Málaga gracias a los turnos de mañana, que se destinan a los mayores de 18 años.

"Lo ideal sería los alumnos aún en edad escolar viniesen a la escuela sólo para aprender idiomas que no se ofertan en la enseñanza obligatoria", indica Romero. Una opinión que no comparten ni Elena Martín ni Soraya Martín, dos primas que están en bachillerato y se han matriculado en inglés. "Me parece bien que se prime a los estudiantes de secundaria, porque la formación que recibes en la escuela no es la misma que te dan en el instituto", explica Soraya.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Igualdad y especialización

Conseguir la convergencia de las enseñanzas de idiomas en todo el territorio comunitario conlleva un paso previo e imprescindible a juicio de la directora de la escuela de idiomas de Málaga. Modestina Romero aboga porque primero se logre una equiparación entre los centros andaluces, de forma que no existan centros de primera y de segunda.

Establecer idénticas normas de admisión o poner las mismas exigencias a la hora de expedir un certificado de aptitud son algunas de las medidas que cree necesarias. "Se han de unificar las pruebas, como en la selectividad, para conceder los certificados de aptitud en el primer ciclo (tercer curso) y el segundo (quinto curso). Los exámenes deberían ser iguales, el mismo día y a la misma hora, como ya hacen en Madrid o Barcelona", indica Romero.

Otra de las medidas es ampliar su oferta a través de cursos monográficos para poder atender las necesidades idiomáticas específicas de aquellos alumnos mayores de 18 años que buscan refrescar su manejo de una lengua ya aprendida, practicar conversación o dominar la terminología de una profesión.

Junto a esto, la asociación de profesores de escuelas de idiomas abogaba hace ya dos cursos porque Educación se base en unos criterios más equilibrados a la hora de ampliar la red de centros, y consideran que la actual política no solventa las carencias de los centros ya existentes y, por el contrario, fomenta la apertura de centros en localidades donde la demanda es escasa. Para ello, señalan el modelo "más realista" que se emplea en Cataluña, donde se abren escuelas en función a un requisito como es el número de habitantes de una población. De esta forma, aseguran, la administración educativa se garantiza amortizar la inversión que supone abrir un centro y éste cumple con los objetivos para los que fue concebido.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_