Asaja pide 18 meses de cárcel para Cañamero por supuestas coacciones

La organización agraria Asaja ha pedido 18 meses de cárcel y multas de 12.150 euros para Diego Cañamero, secretario general del Sindicato de Obreros del Campo (SOC), por dirigir un piquete de huelga que, supuestamente, amenazó e impidió trabajar a 55 jornaleros de otro sindicato que se negaron a seguirle. Por estos hechos la Fiscalía pide para Cañamero y otros tres sindicalistas del SOC un año y tres meses de cárcel. El juicio se celebrará en los próximos meses un juzgado penal de Sevilla.

Según los escritos de acusación, los cuatro sindicalistas encabezaban un piquete de unas treinta personas que entre el 22 y el 28 de noviembre de 2001 impidió trabajar en la finca El Algarbejo de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), donde 55 trabajadores no deseaban secundar la huelga "por no haber sido convocada por sus respectivos sindicatos".

Pese a ello, según el fiscal, el piquete "no se limitó a informar a los trabajadores", sino que les obligó a dejar el trabajo con términos como "no podéis trabajar" y "os conocemos y si no os cogemos en la carretera os cogemos en el pueblo". Además, les impidieron la entrada, a pesar de la presencia de la policía, que "informó al piquete de la ilegalidad de su acción", añade el fiscal.

Sin embargo, según el mismo escrito, "las presiones a los trabajadores continuaron, con prohibiciones expresas y directas de bajarse de sus vehículos, llegando a rodearlos con los trabajadores dentro". La Fiscalía sólo aprecia un delito de coacciones, por el que pide un año y tres meses de cárcel a cada acusado, pero Asaja añade delitos de daños, lesiones y contra los derechos de los trabajadores, lo que le lleva a solicitar 18 meses de cárcel, 13.050 euros en multas y el pago de los desperfectos causados, así como de los salarios de los 55 trabajadores que acudieron al tajo, pero no pudieron trabajar, y las horas extras que tuvieron que realizar para recuperar la siembra.

A los incidentes en El Algarbejo, Asaja añade una acción similar en la finca La Montera, donde el 27 de noviembre de 2001 los procesados cruzaron tres coches en la entrada para impedir el acceso de los obreros y realizaron "pintadas insultantes contra el propietario y el administrador de la empresa". Según esta parte, el piquete entró al almacén de aceitunas, amenazó a tres albañiles, que "tuvieron que salir corriendo para no ser agredidos", y "amenazaron con acampar en la propiedad y causar daños en su maquinaria". Asaja añade en su petición de condena una multa de 900 euros porque los procesados M.Z.N. y J.H.G. agredieron al administrador de la finca, M.S.A., con los palos de sus banderas, piedras y a patadas, lo que le causó contusiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50