Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina elimina impuestos creados durante la crisis financiera de 2002

El extraordinario superávit fiscal acumulado por el gobierno argentino, que supera ya en más del 20% la meta comprometida con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para todo el año, le permitió ayer al ministro de Economía, Roberto Lavagna, anunciar la decisión de "eliminar en un segmento" de las operaciones bancarias, el de las transferencias de fondos entre cuentas a la vista y depósitos a plazo, el 1% del impuesto a las transacciones financieras, llamado popularmente "impuesto al cheque", que comenzó a aplicarse hace casi tres años como recaudación de emergencia para afrontar la crisis de finales de 2001.

Lavagna consideró que de este modo se va a "mejorar la contabilidad del ahorro financiero y a reforzar las cuentas de depósitos a plazo". La medida supone una baja segura de la recaudación mensual estimada en unos 20 millones de pesos, poco menos de 7 millones de dólares. La alta liquidez del sistema financiero está basada en el enorme volumen de depósitos que se concentra en cajas ahorro y cuentas corrientes.

Para las empresas o personas con excedentes mensuales, el traspaso de fondos hacia el plazo fijo tenía una penalización fiscal del 1%. Los bajos tipos de interés para depósitos a plazos promedio de 30 días desalentaban el traspaso de los fondos. El ministro Lavagna confía en que ahora los ahorradores, estimulados por un beneficio adicional, superen el fantasma del temido corralito en que quedaron atrapados los fondos a fines de 2001 y vuelvan a convertir en depósitos a plazo el dinero depositado en cuentas a la vista. De tal modo, los bancos podrían a su vez ofrecer nuevamente créditos.

El ministro anticipó además que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), postergará hasta el próximo año el vencimiento de la última cuota anual del Impuesto de la Renta. Lavagna explicó que "el sentido económico de esta decisión es que va a permitir a las familias y a las empresas, particularmente las pequeñas y medianas, tener en su caja 710 millones de pesos en un mes de gastos como diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 2004