Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Ciencia

Es un hecho conocido que el área de Ciencias constituye un baluarte de la Universidad de Valencia en docencia e investigación. También una auténtica cantera de la política universitaria y, si hoy es rector un catedrático de Química-física como Francisco Tomás, de 1984 a 1994 lo fue un catedrático de Física Teórica, Ramon Lapiedra, quien acaba de publicar un libro de rabiosa actualidad, cuyo título Els dèficits de la realitat i la creació del món, puede inducir al profano a una cierta perplejidad antes de descubrir tras él un apasionante ensayo de divulgación en las fronteras de la ciencia actual. Confiesa el autor que su libro "trata del enigma del origen del mundo, un enigma que ha intrigado siempre a los humanos" y escribe el profesor Josep Bernabeu en el prólogo que "puede considerarse un ensayo de tipo epistemológico" dirigido a explorar en qué consiste la conciencia, qué es el libre albedrío o cómo pudo originarse el Universo a partir de la nada. En realidad, todo eso y algo más encierra su metódica reflexión sobre la física cuántica y la realidad. Arrasados los reductos de la metafísica, hace tiempo que la ciencia, particularmente en los frentes de la física, la genética y la cosmología, se ha adentrado en los jardines de la filosofía y ha ido reduciendo (mediante el implacable sistema de doma del método científico, es decir, con la explicación de más cosas a partir de un mínimo de principios) el terreno de la especulación. Muchas de las dudas que inquietan a la humanidad desde antiguo empiezan a tener respuesta en una aceleración que algunos comparan con la revolución científica de Galileo y Newton en el siglo XVII. La tarea, desde la teoría de la relatividad de Einstein, que dinamitó el espacio-tiempo, y bajo el impulso cuántico de Planck, Heisenberg, Schrödinger o Born, ha abierto un abanico lleno de paradojas para la comprensión común de "déficits ontológicos" como los llama Lapiedra, quien lleva de la mano al lector hacia la perspectiva de que en el big bang, el Universo inflacionario, la física de partículas y la anhelada teoría cuántica de la gravitación se esconde la verdad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de octubre de 2004