Un británico de Guantánamo denuncia torturas en una carta a su familia

Moazzam Begg, de 36 años, un ciudadano británico que fue detenido hace casi tres años en Pakistán y sigue en prisión sin cargos en base estadounidense de Guantánamo (Cuba), denuncia en una carta enviada a su familia las torturas que han sufrido él y otros prisioneros a manos de soldados de EE UU desde que fue detenido en Pakistán y trasladado luego a Afganistán primero y después a Guantánamo. La carta de Moazzam, fechada el 12 de julio pasado, es la primera que llega a la familia sin haber sido censurada antes, según sus abogados debido a un error. Abogados de EE UU la entregaron a los abogados de Moazzam en el Reino Unido.

En su carta, Begg reitera que es "un ciudadano británico respetuoso de la ley", exige que se presenten "sin ambigüedades" los cargos que se le imputan, afirma que las declaraciones que ha firmado le fueron extraídas "bajo coacciones", que ha sido sometido a torturas y amenazas de tortura, que ha sufrido abusos raciales y religiosos y que ha sido "testigo parcial" de la muerte de dos detenidos que fueron sometidos a torturas.

Azmat Begg, padre de Moazzam, declaró que es "terrible" ver en negro sobre blanco lo que siempre sospechó y que la carta de su hijo es "un grito desesperado de ayuda" dirigido directamente al Gobierno británico. Sus abogados afirmaron ayer en Londres que Begg está en régimen de aislamiento desde principios de 2003, "precisamente porque se ha convertido en testigo de esos asesinatos y eso le ha dejado en una posición única".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción