Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayor feria del mueble de la historia apenas sostiene la afluencia

La superficie de exposición crece un 30% pero los visitantes no varían

La presente edición de los certámenes del Mueble e Iluminación se extiende sobre la mayor superficie de exposición de la historia. La ampliación de Feria Valencia se traduce en un escaparate de 130.000 metros cuadrados, una superficie que supone un crecimiento del 30% respecto a 2003 y duplica el espacio de exposición en 2001. El número de expositores crece un 15%, pero la afluencia de visitantes se mantiene en cifras idénticas a las del pasado ejercicio. Portavoces de ambos sectores, sin embargo, coinciden en señalar que, "dadas las circunstancias, las cosas no van mal".

El optimismo que invocaba el presidente de la Generalitat en la inauguración de la mayor feria de la historia no era precisamente el estado de ánimo que abrigaban los fabricantes presentes en el acto. El alza de precios del petróleo es sólo el último ingrediente que sazona un caldo de incertidumbre internacional, apreciación del euro respecto al dólar, creciente competencia de productores asentados en países emergentes y copias de diseños que se cuece, al menos, desde 2001. Las expectativas en el arranque de la feria eran prudentes.

La afluencia de visitantes se mantiene en cifras casi idénticas a las registradas el año pasado y la mayor superficie de exposición provoca un ambiente desangelado en algunas zonas. "Cada uno cuenta la feria como le va en ella", comenta un fabricante de lámparas, que resume su apreciación sobre el desarrollo del certamen con un escueto "bien, dadas las circunstancias".

Firmas asentadas de mueble contemporáneo, incluso algunos fabricantes de mueble clásico, aseguran cumplir sus expectativas. Nadie cifra sus previsiones, pero la feria sigue siendo clave para el sector. El calendario del mueble arranca la última semana de septiembre.

Pero portavoces de ambos sectores coinciden al expresar sus dudas sobre la viabilidad de muchos de los 1.507 expositores presentes en la presente edición del certamen, un 15% más que el año pasado.

Los precios que cobra Feria Valencia por metro cuadrado de exposición han crecido cerca de un 8% respecto al ejercicio anterior. Como resultado, muchos fabricantes confiesan haber reducido ligeramente sus escaparates.

Los transportistas de mueble nuevo anunciaron el miércoles una subida inmediata del 5% en sus tarifas para compensar las alzas en los precios de los carburantes que cifran en un 19%. El anuncio respondió a la oportunidad puesto que la mayoría de los fabricantes tenían previamente contratado los servicios.

Pero los obstáculos se acumulan y no todos los fabricantes ofrecen la calidad exigible para competir con sus colegas italianos, los primeros rivales.Un conocido fabricante afirma: "No entiendo cómo algunos plantan stands, no tienen ningún futuro".

Sentencias contra el plagio

Al menos tres firmas del mueble han detectado copias de sus productos en otros expositores presentes en Feria de Valencia. Una vez más, varios industriales denuncian que fabricantes asiáticos ofrecen copias íntegras de sus catálogos. Por norma, las denuncias desbordan las sentencias, puesto que los procesos judiciales sobre casos de competencia desleal o protección del diseño industrial suelen prolongarse durante años, sobre todo si afectan a fabricantes extranjeros.

Pero a veces hay satisfacciones. Grupo Robles, fabricante de lámparas que presentan sus productos bajo las marcas Rogu, Deo y Mardu, difundió ayer una nota en la que asegura haber logrado a través de sentencias judiciales que un comerciante valenciano retirara productos copiados que vendía sin licencia; que un fabricante de Torrent deje de fabricar un modelo plagiado de la marca Rogu; que un vendedor alemán deje de vender productos copiados, pague una licencia al fabricante valenciano que tiene registrado el modelo y compense los daños sufridos con una indemnización.

Además, Rogu asegura haber logrado un acuerdo extrajudicial para que un fabricante chino renuncia a producir modelos copiados y que su distribuidor deje de comprarle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004

Más información