Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU acusa a Irán de efectuar ensayos nucleares en una instalación militar

La agencia atómica de la ONU dice que las denuncias de Washington "carecen de toda base"

Estados Unidos aprovechó las fotografías captadas por satélite de una instalación militar iraní para volver a acusar a Irán de tratar de construir bombas nucleares, lo que fue desmentido categóricamente por Teherán. Las fotografías provienen del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional (ISIS), dirigido por el estadounidense David Albright, ex inspector del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), quien sostuvo que habría en dichos edificios, situados en una región montañosa, capacidad para ensayos de armas nucleares.

Albright, en una entrevista con la agencia de noticias AP, criticó al director general del OIEA, Mohamed el Baradei, por haber cometido una "grave omisión" al pasar por alto la inspección de las instalaciones de Parchin.

Las acusaciones de EE UU "carecen de toda base", respondió un portavoz de la agencia atómica de la ONU. Ayer, los responsables de este organismo se negaban a especificar si se realizaron o se solicitaron inspecciones en dicho lugar, "porque nuestro método consiste en dar datos sólo después de evaluarlos. Nunca anunciamos de forma previa los lugares adonde se dirigen los inspectores", explicó el portavoz.

El asunto de Parchin fue lanzado por los medios de comunicación estadounidenses precisamente al concluir, sin resultados, la tercera jornada de debates de la Junta de Gobernadores del OIEA en Viena. Los 35 delegados que componen este órgano ejecutivo están buscando una fórmula para conseguir que Irán revele por completo todos los pormenores de su programa nuclear y disipe las sospechas de estar realizando experimentos nucleares con fines militares. Contribuye a la desconfianza el hecho de que Irán ha reanudado, después de una interrupción de un año, sus ensayos para el enriquecimiento de uranio. Este material puede ser tanto de uso civil como militar.

Pero las divergencias entre EE UU y Europa hacen difícil el trabajo de la Junta de Gobernadores, reunida desde el lunes en Viena con el propósito de llegar a una resolución que conduzca a Irán a dar plena transparencia en su programa nuclear. EE UU, Alemania, Francia y el Reino Unido llegaron sin embargo anoche a un acuerdo sobre un proyecto de resolución sobre el supuesto programa nuclear iraní, según informó un portavoz del Departamento de Estado a France Presse. El texto, no contempla un ultimátum de un mes a Teherán para cumplir con las exigencias del OIEA, tal y como pretendía Washington. EE UU insistía en dar de plazo hasta el 31 de octubre y, si las pruebas de Irán no resultaban satisfactorias, enviar su informe en noviembre al Consejo de Seguridad, que podría dar luz verde a sanciones contra la República Islámica.

Alemania, Francia y el Reino Unido rechazaban la idea de un ultimátum. Son partidarios también de ejercer presión, pero en tono más suave, y propusieron un texto en el que se instara a Irán a suspender "de inmediato y de forma verificable" todo proceso de enriquecimiento de uranio, dejando abierta la opción de emprender "pasos ulteriores". El documento de la troika europea incluía también un texto en el que se menciona que no está prohibido para los países miembros del Tratado de No Proliferación nuclear enriquecer uranio, siempre y cuando se haga con fines pacíficos. EE UU, secundado en su propuesta por Australia y Canadá, prefería eliminar dicho párrafo.

Irán está desde hace dos años en el punto de mira de los inspectores internacionales, tras desvelarse que había ocultado parte de su programa nuclear, desarrollado durante los últimos 20 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 2004