Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Los 'sin papeles' que denuncien una relación laboral de un año tendrán permiso

El Reglamento que desarrolla la Ley de Extranjería potencia una nueva figura: la del arraigo laboral. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, lo explicó ayer de la siguiente manera: si un inmigrante que se encuentra en situación irregular presenta una denuncia contra su empleador y demuestra, de forma fehaciente, que la relación laboral dura al menos un año, el Gobierno le proporcionará un permiso de trabajo.

El empresario, en ese caso, deberá hacer frente a todas sus obligaciones, con carácter retroactivo, y además será sancionado con la correspondiente multa.

Sin embargo, el Gobierno ofrecerá al empleador una posible salida: le suspenderá la sanción si liquida las deudas que tiene pendientes con el trabajador y con los organismos públicos correspondientes y mantiene al menos un año más al trabajador en su puesto. "Este será", anunció Caldera, "el sistema general a partir de la entrada en vigor del Reglamento". La vía del arraigo laboral que se acaba de describir puede ser, a medio plazo, "un eficaz revulsivo contra una causa principal de la inmigración irregular, que no es otra que la existencia de ofertas de empleo en la economía sumergida", explicó.

También con el propósito de introducir mayores controles frente al fraude, las autorizaciones de trabajo concedidas entrarán en vigor sólo si existe afiliación y alta del trabajador en la Seguridad Social. "De este modo", dijo Caldera, "evitaremos la compraventa de ofertas de empleos con las que se lucran las mafias".

Trabajos especiales

El ministro anunció también que el Reglamento reformará el requisito básico para contratar trabajadores en el exterior, que es la valoración de la situación nacional de empleo. "El Servicio Público Estatal de Empleo [antiguo Inem] elaborará un catálogo de puestos en los que ha quedado comprobado que no hay trabajadores residentes que puedan ocuparlos. Para cubrirlos se permitirá, con controles pero sin obstáculos, la contratación de extranjeros".

Asimismo, se modificará la contratación de inmigrantes a través del contingente anual de trabajadores extranjeros: "En cada contingente", anunció el ministro, "se incluirá un número de visados para búsqueda de empleo en determinados sectores donde predominan las pequeñas y medianas empresas y los empleadores individuales, como el servicio doméstico o la hostelería, entre otros, y donde el contacto directo entre empleador y trabajador es un elemento clave en la decisión de contratar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de septiembre de 2004