Las madres extranjeras han dado a luz más de 214.000 bebés en ocho años

Los nacimientos de españolas han aumentado un 10%, y los de inmigrantes, un 350%

Las mujeres extranjeras mejoran la natalidad española, pero no resuelven la baja fecundidad (1,3 hijos por madre en 2003). Desde 1996 han dado a luz 214.599 bebés. Esta contribución a la natalidad española crece cada año. El pasado, fueron responsables del 12,2% de los nacimientos. El aumento de partos de inmigrantes (un 350% más en ocho años) choca con el de las españolas: un 10% más. "Las extranjeras aportan un número creciente de bebés porque llegan más mujeres en edad fértil. Aunque su promedio de hijos está bajando", advierte la demógrafa del CSIC Margarita Delgado.

"Los datos revelan que es muy difícil compaginar el trabajo y la crianza"
Las inmigrantes tienen un promedio de 1,86 hijos, y las españolas, 1,14

Más información

La natalidad española aumenta en los últimos años gracias a la inyección de las mujeres extranjeras. En 1996, cuando el Instituto Nacional de Estadística comenzó a contar los nacimientos según la nacionalidad de la parturienta, el 3,26% de los bebés eran de madre extranjera; desde entonces su contribución ha subido como la espuma: el 12,2% del total de nacidos el año pasado (439.863) eran de mujeres no españolas. Este reparto varía mucho según las comunidades autónomas. Mientras en Baleares dieron a luz a dos de cada diez bebés el año pasado, en Extremadura sólo el 3,7% fueron partos de madres extranjeras (ver gráfico).

El peso creciente de las inmigrantes contrasta con la evolución de las españolas. "En los últimos ocho años los nacimientos de madre española han aumentado un 10% y los de extranjera, un 350%", detalla la demógrafa Margarita Delgado, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Las primeras han tenido 2.922.778 bebés entre 1996 y 2003 y las extranjeras, 214.599.

Más inmigrantes jóvenes

El aumento de los nacimientos de madres inmigrantes se debe sobre todo a la creciente llegada de mujeres jóvenes, según el estudio elaborado por Margarita Delgado y Francisco Zamora (Universidad Complutense). "Aunque cada vez hay más nacimientos de madres extranjeras, se observa que ha disminuido su tasa de fecundidad [promedio de hijos por mujer en edad fértil]", explica la experta. Según su estudio, la tasa de fecundidad de las extranjeras bajó en un 18,6% entre 1996 y 2003, hasta situarse en 1,86 hijos por mujer. Aunque en ese periodo, el número de inmigrantes en edad de procrear (entre 15 y 49 años) aumentó un 428%.

En cambio, en los últimos ocho años las españolas en edad de ser madres aumentaron en un 0,7% y su tasa de fecundidad, en un 0,25%. En 2003, el promedio de hijos por mujer se situó en 1,14.

"La mayor fecundidad de las extranjeras apenas compensa el bajo promedio de hijos de las españolas", asegura Delgado. "Si éstas, que son la inmensa mayoría, no aumentan su natalidad, en los próximos años ni siquiera se alcanzará un promedio de 1,8 hijos por mujer, que es el que tiene ahora Francia", advierte Delgado.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) que acaba de hacer públicas sus proyecciones de población, también muestra cierto pesimismo al hacer pronósticos sobre la natalidad. Prevé que los nacimientos aumenten hasta el año 2050, en gran medida gracias a las extranjeras, pero pronostica que la tasa de fecundidad total (1,30 en 2003) sólo crecerá hasta situarse en 1,52 en 2030. Así las cosas, alcanzar el nivel de reemplazo generacional (2,1 hijos) es una quimera.

A juicio de Delgado, la contribución de las madres extranjeras puede aumentar en el futuro sólo si se incrementa la llegada de mujeres en edad fértil. Y ello porque, según ha demostrado la experiencia de otros países, las inmigrantes suelen adoptar pronto la pauta de natalidad del lugar al que llegan y tienen menos hijos de los que concebirían en su país natal. "Además, estas mujeres vienen sobre todo a trabajar. Tener hijos les puede dificultar ese objetivo", explica Delgado.

Por todo ello, la demógrafa está convencida de que las extranjeras no contribuirán a un gran aumento de la fecundidad general. En su estudio se formulan hipótesis de lo que tendría que ocurrir para que se alcanzara una fecundidad de 1,8 hijos por mujer. Delgado parte de la base de que las españolas mantienen su baja fecundidad actual y concluye que, para lograr ese nivel sólo con las extranjeras éstas deberían tener 13,8 hijos, o bien debería multiplicarse al menos por 4,6 la presencia de inmigrantes en edad fértil. "Dudo mucho de que eso vaya a pasar", apostilla Delgado.

"Está claro que si se desea un aumento de la fecundidad de manera sostenida, más allá de los repuntes de los últimos años, hay que implantar medidas para favorecer que las mujeres tengan los hijos que desean, en torno a dos", afirma la experta. Recuerda que, según una reciente encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), "el 61,1% de las mujeres dicen que en España se tienen menos hijos de los que se desean".

Para que aumente la natalidad hacen falta "medidas públicas, por ejemplo encaminadas a ofrecer servicios asequibles" y también "transformaciones en el ámbito de las familias y de las empresas". "Los datos demuestran que es muy difícil para la mujer compaginar el trabajo y la crianza. Las mujeres con empleo fuera del hogar tienen menos hijos que las amas de casa", recuerda Delgado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 22 de agosto de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50