Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARDEN LOS MONTES

Andalucía sufre el mayor incendio forestal desde 1991

El fuego, que ayer seguía activo, arrasa 24.700 hectáreas en Sevilla y Huelva y obliga a evacuar a 1.100 personas

Dos personas fallecidas, más de un millar evacuadas de sus hogares y 24.700 hectáreas calcinadas han convertido el incendio, iniciado el martes en Minas de Riotinto (Huelva), en la mayor catástrofe forestal de Andalucía y una de las más graves de España desde 1991. El fuego, que ha afectado a una decena de localidades de Sevilla y Huelva, ha arruinado las economías rurales de decenas de familias que vivían de la explotación del corcho, como es el caso de Berrocal (Huelva), donde ardió el 80% del término municipal. La Junta de Andalucía destinará 700.000 euros para los afectados por el siniestro, además de anunciar créditos blandos para paliar las pérdidas de agricultores y ganaderos. El incendio seguía activo en la tarde de ayer.

Los vientos cálidos previstos para hoy harán que empeoren las condiciones

Hasta el martes 27, el incendio más grave vivido en Andalucía desde 1991 ocurrió en Canjáyar (Almería). En dos días de agosto de aquel año ardieron 10.346 hectáreas, menos de la mitad de la superficie quemada en los últimos tres días en una decena de localidades de Sevilla y Huelva, lo que da idea de la magnitud y la velocidad que ha alcanzado el fuego iniciado el martes en Minas de Riotinto (Huelva) por causas aún desconocidas, aunque de origen intencionado.

Ni el Plan Infoca, el dispositivo autonómico de lucha contra incendios que cuenta con una brigada propia de investigadores, ni el Seprona de la Guardia Civil adelantaron ayer resultados sobre sus líneas de investigación ni han practicado detenciones relacionadas con el suceso. Algunas pruebas determinantes, como las inspecciones sobre el terreno, dependen de la extinción del fuego y de la normalización de la temperatura en la zona, según fuentes de la Guardia Civil. "Hay zonas donde se puede entrar, pero no en otras, y nuestra prioridad ahora es la vida de las personas", indicaron.

Desde que comenzó el fuego, la Guardia Civil ha evacuado a más de 1.100 personas y ha asistido a otras 3.000 por razones diversas, como el rescate, ayer por la tarde, de un matrimonio y cuatro niños de entre cinco y 10 años que corrían peligro tras el rebrote de uno de los focos del fuego en la finca Los Olivos, entre las localidades de El Castillo de las Guardas y Aznalcóllar (Sevilla).

En algunos pequeños núcleos los agentes se topan, además, con la resistencia de la población a abandonar sus casas, como ocurrió ayer por la tarde en Villa Gordo, una aldea de El Álamo (Sevilla), o en Berrocal, donde varios vecinos regresaron a sus casas tras el desalojo a pesar de que persistía cierto riesgo.

Al cierre de esta edición, seguían realojadas 355 personas de localidades de Sevilla en un hotel (80) y domicilios particulares de sus familias, según datos de la Junta de Andalucía. Además, desde la mañana permanecían cortadas tres carreteras (SE-538, SE-547 y C-421) en municipios sevillanos afectados por el incendio.

Las personas desalojadas de municipios de Huelva han regresado a sus viviendas en las últimas horas. De hecho, las labores de extinción más complicadas por la actividad de las llamas se concentró a lo largo de la jornada de ayer en los municipios sevillanos de El Madroño, El Garrobo y Escacena del Campo, donde se encuentra el coto de la Pata del Caballo. En algunos, como El Madroño, el fuego afectó a cerca del 75% del término municipal. En un comunicado, el ayuntamiento lamentaba que la mayor parte de las rentas de las familias "siempre han dependido de los recursos naturales de nuestros montes, cargados de gran valor ecológico". En Berrocal se quemó cerca del 80%.

Medidas insuficientes

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, visitaron ayer varias localidades afectadas y se entrevistaron con un grupo de alcaldes. Chaves anunció que destinarán 700.000 euros a fondo perdido a pagar a los afectados por el siniestro, que se pagarán en los próximos 15 o 20 días, informa Efe. Esta partida se destinará a paliar pérdidas de particulares.

La Junta también compensará a los ayuntamientos por los gastos generados por los realojos y concederá créditos blandos para reparar daños sufridos por agricultores, ganaderos y empresarios turísticos.

Estas medidas fueron calificadas ayer durante su visita a la zona por el presidente del Partido Popular andaluz, Javier Arenas, de "insuficientes" y "precipitadas". Arenas pidió ayer que el Consejo de Ministros declare los municipios afectados como zona catastrófica en su sesión de hoy, informa Efe.

También la alcaldesa de Paterna del Campo, María Álvarez (PP), que no acudió ayer a la reunión de alcaldes con el presidente andaluz y la ministra de Medio Ambiente, se mostró crítica con las medidas de prevención realizadas en los últimos años que, a su juicio, han sido insuficientes. Álvarez aseguró que durante la madrugada del jueves se vivieron situaciones de "angustia y terror" al observar las llamas a poco más de un kilómetro de la localidad, informa Europa Press.

Por el contrario, la Junta de Andalucía, que coordina las labores de extinción, destaca el amplio dispositivo preparado para combatir el incendio, en el que han participado alrededor del 60% de los medios aéreos autonómicos y el 25% de los dependientes del Ministerio de Medio Ambiente. Entre ambas Administraciones se han aportado entre 34 y 36 aeronaves, según el director general de Gestión del Medio Natural de la Junta de Andalucía, José Guirado. Desde que comenzó el fuego han trabajado en la zona 1.700 operarios en cinco turnos.

Durante la jornada de ayer siguieron trabajando en la zona 400 efectivos y 24 aeronaves. A las 21.30, tres de los cuatro focos del incendió se habían estabilizado o estaban en vías de hacerlo. El punto de mayor virulencia, sobre el que se concentraron más del 60% de los medios de extinción, se localizaba entre Gerena y Aznalcóllar, en Sevilla.

El personal del Infoca confiaba en estabilizar todos los focos durante la madrugada, aprovechando la bajada de temperaturas. La previsión meteorológica para hoy, con la aparición de vientos cálidos, significa un empeoramiento de las condiciones, de ahí que los responsables del Infoca concedieran especial trascendencia a la neutralización del fuego durante las próximas horas.

Por su parte, la familia del matrimonio sevillano, de 74 y 62 años, fallecido el pasado martes en el interior de su vehículo tras ser sorprendido por el incendio en Minas de Riotinto pretende esparcir las cenizas de la pareja en una finca de su propiedad, ubicada cerca del lugar donde murieron, informa Europa Press. El primer teniente de alcalde de Castilleja de la Cuesta (Sevilla), Julio Borge, donde residía el matrimonio, explicó que los tres hijos de las víctimas -un hombre discapacitado y su esposa- están a la espera de conocer los resultados de las pruebas del ADN que está realizando el Instituto de Toxicología de Sevilla para proceder a su incineración cuando lo autorice el juez de Valverde del Camino (Huelva) que lleva el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de julio de 2004