Acebes rescata la sombra de ETA sobre el 11-M

El ex ministro desmiente a mandos policiales en la comisión parlamentaria

El ex ministro del Interior Ángel Acebes mantuvo ayer en su comparecencia de 10 horas ante la comisión de investigación del 11-M, cuyos miembros renunciaron a comer para no interrumpir la sesión, que la primera pista objetiva que apuntaba al terrorismo islamista sólo se produjo tras las detenciones de la tarde del 13 de marzo. La mayoría de los mandos policiales que han dado su versión en el Congreso ha mantenido que desde la tarde del 11 de marzo la pista de ETA perdió fuerza a favor de la islamista.

Más información
Empecinado Acebes

Acebes no esgrimió ni una sola prueba obtenida después del atentado por la policía para justificar su insistencia en que la línea prioritaria de la investigación apuntaba a la autoría de ETA, de la que no tuvo ninguna duda en su primera conferencia de prensa tras el atentado, a las 13.30 del 11-M.

El ex ministro justificó sus declaraciones durante las 56 horas siguientes a las explosiones, a favor de la tesis de ETA, en los planes terroristas frustrados por las fuerzas de seguridad en las semanas previas al 11-M.

De las pistas encontradas tras el atentado -la furgoneta hallada en Alcalá de Henares, la mochila bomba desactivada en Vallecas...- aseguró que carecían de valor, para concluir que había que poner al mismo nivel la línea de investigación sobre ETA con la de los terroristas islamistas. Acebes llegó a reclamar que se investigue la supuesta conexión entre ETA y los terroristas islámicos. "Hay piezas que no encajan. Hay que investigar todavía quién es el autor intelectual del atentado", declaró.

Los grupos parlamentarios le interrogaron sin pausa durante 10 horas y le llegaron a acusar, como hizo el PSOE, de inventar películas. Acebes se defendió con la acusación de que los socialistas diseñaron un plan electoral para rentabilizar la matanza de los trenes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS