_
_
_
_
LA INVESTIGACIÓN DEL 11-M | La comisión parlamentaria

El ex director de la Policía reconoce que sólo los antecedentes apuntaban a ETA

Miguel González

Agustín Díaz de Mera, ex director general de la Policía, reconoció ayer, a preguntas del diputado socialista Juan Luis Rascón, que el Gobierno del PP no disponía de más indicios para atribuir el 11-M a ETA que los antecedentes de la banda terrorista vasca y que ningún otro dato abonó esta tesis en los días siguientes a la matanza.

Díaz de Mera ni siquiera atribuyó categoría de indicio al único elemento objetivo que estaba dispuesto a reconocerle su interpelante: la falsa noticia de que el explosivo utilizado era Titadyne. Al contrario de lo que han hecho ante la comisión todos los expertos policiales, negó trascendencia a este hecho; aseguró que, cuando fue consciente de que se trataba de un error, ni siquiera lo comunicó a los altos cargos de Interior, y tampoco consideró necesario deshacer el equívoco ante la sociedad.

Más información
El ministro Alonso cerrará las comparecencias tras dar largas el PSOE a la citación de Aznar

Pese a ello, en una declaración que traía preparada, afirmó que "el Gobierno del PP dijo escrupulosamente la verdad" difundiendo lo que le comunicaban los responsables de la investigación, y que "fueron otros los que mintieron y contaminaron a la opinión pública". De Mera restó crédito a los datos que apuntaban al terrorismo islamista, como la grabación con versículos coránicos hallada en la furgoneta que abandonaron los autores de la matanza, de la que dijo que "cintas como ésa pueden estar en su coche o en el mío", y el comunicado con el que ETA se desvinculaba del atentado.

"Relaciones con ETA"

Esta última apreciación provocó uno de los momentos de tensión que salpicaron la comparecencia. El portavoz de ERC, Joan Puig, le reprochó que sí hubiera dado credibilidad a ETA cuando confirmó la entrevista con el líder de su partido, Josep Lluís Carod-Rovira. "Reconozco que ustedes tienen mejores relaciones con ETA que yo", le espetó Díaz de Mera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El siguiente choque se produjo con la portavoz del PNV, Margarita Uria, a quien acusó de mentir por asegurar que, cuando Díaz de Mera era senador, hizo unas declaraciones en las que abogaba por la suspensión de la autonomía vasca. Pero a quien con mayor reiteración tachó de mentiroso fue al portero de la finca de Alcalá de Henares, Luis Garrudo, por decir que oyó hablar de la cinta y los detonadores antes del traslado de la furgoneta al complejo policial de Canillas. Gaspar Llamazares, de IU, le recordó que mentir a una comisión de investigación es un delito, por lo que le preguntó si había presentado alguna denuncia, a lo que respondió que no.

El ex director de la Policía justificó que Acebes insistiera en la autoría de ETA, a mediodía del sábado, cuando ya conocía la inminente detención de tres marroquíes y dos españoles de origen indio, alegando que anunciarlo supondría dar pistas a los asesinos. "El ministro dijo lo que debía", insistió.

Agregó que él todavía tiene dudas sobre la autoría de la matanza, dejando abierta la puerta a la implicación de ETA.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_