Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA DE ZAPATERO Y MARAGALL EN LA MONCLOA

Zapatero acuerda con Maragall iniciar la descentralización de órganos estatales

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó la primera visita del presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall, a La Moncloa desde la victoria electoral del PSOE, el 14 de marzo pasado, para iniciar un proceso de descentralización de las instituciones del Estado trasladando sus sedes desde Madrid a otras comunidades; incorporando a los presidentes autonómicos a sus viajes oficiales e intensificando el proceso de participación de las comunidades autónomas en organismos y empresas públicas.

Promoverán que Barcelona albergue en 2005 la segunda Conferencia Euromediterránea

La sede de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones se trasladará a Barcelona

El Gobierno central calla sobre la petición de diferenciar cuatro nacionalidades en la Constitución

La reunión, de más de hora y media de duración y con "buena sintonía de fondo", estuvo centrada en buscar fórmulas de colaboración institucional entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña porque "Cataluña es Estado, quiere ser Estado y va a ejercer de Estado", según señaló el presidente Maragall como resumen de su entrevista con Zapatero.

Maragall empezó por resaltar la presencia de la senyera, la bandera catalana, junto a la española, en la puerta de la residencia del presidente del Gobierno como reconocimiento institucional a su visita. "Los símbolos también son importantes. En España hay un Gobierno que entiende a Cataluña", dijo Pasqual Maragall destacando esta decisión de Zapatero, que la está cumpliendo en las visitas de todos los presidentes autonómicos a La Moncloa.

Dentro de la línea de colaboración institucional propuesta por el presidente de la Generalitat, Zapatero y Maragall acordaron que la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) se traslade de Madrid a Barcelona. Esta iniciativa es una antigua reclamación emblemática de Maragall como apuesta por la descentralización de las instituciones del Estado para que "Madrid deje de copar las sedes de las instituciones del Estado". Y, según señaló el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, tras la comparecencia de Maragall, esta iniciativa "no será la primera ni la última".

También acordaron que los presidentes autonómicos participen con el presidente del Gobierno central en los viajes internacionales. La primera experiencia la protagonizará en otoño Pasqual Maragall, que acompañará a José Luis Rodríguez Zapatero a Tolouse y Montpellier, en un encuentro que persigue crear una región euromediterránea cuya columna vertebral serían los ejes de infraestructuras en red y que incluyen alta velocidad Montpellier-Barcelona-Valencia y Barcelona-Bilbao.

Política exterior

Maragall anunció también que un representante de la Delegación de la Generalitat en Madrid participará en las reuniones que se celebran dos veces por semana en La Moncloa para definir la política exterior.

Zapatero y Maragall estuvieron igualmente de acuerdo en proponer a Barcelona como sede de la Conferencia Euromediterránea para 2005.

El ministro de Administraciones Públicas anunció asimismo, en continuidad con esta iniciativa, que los presidentes de Galicia, Castilla y León y Extremadura serán invitados a la cumbre bilateral que España celebrará con Portugal en Santiago de Compostela en octubre por ser comunidades fronterizas con Portugal.

Maragall adelantó que Cataluña y otras comunidades autónomas tendrán presencia en los consejos de administración de empresas públicas como AENA o Renfe y en organismos reguladores como el Tribunal de Defensa de la Competencia, aunque el ministro de Administraciones Públicas matizó que la fórmula concreta está pendiente de estudio. En esta misma línea, Maragall se preguntó: "¿Por qué en los patronatos culturales de las instituciones del Estado hay tan poca presencia catalana? ¿Por qué el Estado tiene tan poca presencia en las instituciones catalanas?", dijo Maragall.

El presidente catalán argumentó ante Zapatero, en línea con su idea de la España plural, que las lenguas cooficiales en sus comunidades autónomas -catalán, gallego y euskera- deben serlo también en el conjunto de España.

El presidente de la Generalitat también reclamó a Zapatero el reconocimiento de la singularidad de cuatro nacionalidades -Cataluña, País Vasco, Galicia y Navarra- en la anunciada reforma de la Constitución. A la salida de la reunión, Maragall señaló que Zapatero se había mostrado "favorable" a su propuesta. Pero el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, aclaró posteriormente que en la reunión no se adoptó ninguna decisión en ese sentido. El Ejecutivo mantiene silencio sobre esta cuestión.

La financiación autonómica también ocupó un espacio en esta cita. Maragall expresó su disposición a que las comunidades más ricas paguen y las más pobres reciban, y resaltó la insuficiencia actual de la financiación sanitaria.

Hoy, Jordi Sevilla presidirá la reunión de la comisión bilateral Estado-Generalitat de Cataluña, en la que se tratará de "prevenir" la aparición de conflictos entre ambas Administraciones, según informan fuentes de la Generalitat. La última reunión se celebró el 10 de octubre de 2001.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004