Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA DE ZAPATERO Y MARAGALL EN LA MONCLOA

Mas considera "poco fructíferos" los resultados de la 'cumbre'

Elogios del PP, Esquerra e Iniciativa al traslado de la CMT a Barcelona

Sólo el líder de Convergència i Unió (CiU), Artur Mas, discrepó de la valoración general de los partidos sobre la entrevista de Zapatero y Maragall. Mas consideró los resultados "poco fructíferos", si bien el presidente de la Generalitat ha obtenido varios compromisos que la federación nacionalista reclamó, infructuosamente, a los Gobiernos del Partido Popular. Hasta Josep Piqué (PP) calificó de "buena noticia" el traslado a Barcelona de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT), que también elogió Carod Rovira.

A los dirigentes de CiU les gusta recordar que durante dos legislaturas, con el PSOE y con el PP, fueron decisivos en la gobernabilidad del Estado. Desde entonces (1993), los nacionalistas reclamaban, vía mociones en cada debate sobre el estado de la nación, la gestión de los trenes de cercanías y de los aeropuertos catalanes. Nada de eso consiguieron, ni que el Gobierno central aceptara la intervención autonómica en política exterior, y menos aún que un ente como la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones estuviera fuera de Madrid.

Pese a eso, Artur Mas afirmó ayer que la reunión de Zapatero y Maragall fue "poco fructífera" ya que, en su opinión, no se abordaron lo que entiende como "grandes temas": la reforma del Estatuto, la financiación y las infraestructuras. Incluso sobre la CMT opinó que "no es suficiente". No obstante, acto seguido añadió: "La oposición de CiU no hará como Maragall, que cada vez que acordaba algo con el Ejecutivo central lo criticaba. Nosotros aplaudiremos cualquier avance para Cataluña, aunque sea pequeño".

Josep Pique, máximo dirigente del PP en Cataluña, se mostró más comprensivo y aplaudió la ubicación en Barcelona de la CMT. Sin embargo, expresó ciertas dudas sobre las pretendidas reformas institucionales y emplazó a los Gobiernos central y catalán a concretarlas.

El líder de ERC, Josep Lluis Carod-Rovira, expresó su deseo de que se impida que la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones quede copada por madrileños. "Hay que vigilar su composición [CMT] porque, si se instala un centro en Cataluña donde todo el mundo es de Madrid, no sería tan buena noticia". Carod calificó de "muy positiva" la decisión sobre la CMT, así como la de que los presidentes autonómicos acompañen a Zapatero en las visitas al extranjero, y exhortó a Maragall a que en su próxima entrevista a La Moncloa arranque un compromiso para que Cataluña se convierta en una "prueba piloto de Administración única".

Jordi Guillot, de Iniciativa per Catalunya, realizó una evaluación similar, pero apostó por hacer pedagogía para que en el resto de España se entiendan las reivindicaciones catalanas.

El traslado de la CMT también obtuvo una respuesta satisfactoria por parte de las patronales catalanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de julio de 2004