_
_
_
_
_

Ceuta y Melilla, focos de cultivo del terrorismo islamista

Informes policiales destacan la conexión entre narcotraficantes e integristas

El Ministerio del Interior considera a Ceuta y Melilla como la frontera de la yihad (guerra santa) y como puntos calientes y débiles en la lucha contra el terrorismo islamista que el pasado 11 de marzo se cobró 190 vidas en Madrid. De los presuntos autores y colaboradores de la matanza, 40 son marroquíes, y varios de los suicidas de Leganés frecuentaban Ceuta.

Desde el año 2000, la Delegación del Gobierno en Ceuta y diversos servicios de información han venido advirtiendo al Ejecutivo del riesgo de que el integrismo marroquí contagiase a los musulmanes de la ciudad (22.500 de sus 74.900 habitantes). También hacían notar la proliferación de mezquitas (hay 24) sin control.

Pese a las alertas, no existe en ambas ciudades ni un solo especialista en terrorismo islamista, y la actividad del CNI se centra más en investigar las acciones anexionistas marroquíes que en detectar células extremistas.

En un informe de 2002, la Delegación del Gobierno en Ceuta señalaba conexiones entre una mezquita y narcotraficantes. "Contribuir a la construcción de una mezquita, se añadía, da un gran prestigio que es aprovechado por narcotraficantes y mafiosos para labores de captación".

Páginas 16 a 20

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_