Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arístegui critica la estrategia de Estados Unidos en Irak

Alameda del Valle

El portavoz del PP en la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Gustavo de Arístegui, aseguró ayer que Irak se ha convertido en un campo de batalla del terrorismo debido, en parte, a los errores estratégicos de Estados Unidos. "Disolver el Ejército iraquí ha sido una de los mayores estupideces que se haya podido cometer en la historia reciente de la geopolítica mundial, y disolver los servicios de seguridad y la policía", afirmó ayer en el II Curso de Periodismo Internacional organizado por EL PAÍS, la Universidad Autónoma de Madrid y la Fundación BBVA.

El portavoz popular dijo que la decisión del que fuera administrador civil estadounidense en Irak hasta la ceremonia de traspaso de poder la semana pasada, Paul Bremer, de desmantelar las fuerzas armadas iraquíes tras la caída del régimen de Sadam Husein es la culpable de buena parte de la situación de inseguridad que padece Irak, y sostuvo que al menos el 95% de los soldados iraquíes deberían haber permanecido en sus puestos tras la llegada de los estadounidenses, retirando sólo a los que tuvieran antecedentes criminales o a los que hubieran tenido una vinculación especial con el régimen anterior.

"El 90% de los problemas de seguridad del triángulo suní proviene de la disolución del Ejército", insistió Arístegui, quien añadió que a esos errores estratégicos se suma el haber apoyado a Ahmed Chalabi, el dirigente iraquí que ha sido hasta hace poco el mejor amigo del Pentágono en Irak y sobre el que ahora planea la sospecha de que pudo haber pasado información relevante a Irán. "Ahora se dan cuenta [el Gobierno de EE UU] de que es el enemigo público número uno. Se podían haber dado cuenta antes", apuntó.

Arístegui aseguró además que las torturas cometidas por soldados estadounidenses fueron un "atajo" en la lucha antiterrorista que "ha dado combustible a los radicales". En su opinión, estos métodos nunca dan buenos resultados. Defendió asimismo la búsqueda de las causas del terrorismo para poder combatirlo. "EE UU se obsesiona con las cuestiones operativas en lugar de atender a las causas del terrorismo", aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004