Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hospital del Mar utiliza Internet para diagnosticar a distancia y en tiempo real

Diagnóstico patológico por Internet y en tiempo real. Los especialistas en anatomía patológica del hospital del Mar han conseguido analizar las biopsias de 150 pacientes del centro universitario de Urmeo (Suecia) gracias al sistema Microscopia Robótica en Tiempo Real, que permite controlar desde Barcelona los microscopios situados en cualquier lugar del mundo, siempre que estén conectados a la Red.

El jefe de patología del hospital del Mar, Sergi Serrano, calificó ayer la prueba piloto de "éxito rotundo", ya que los resultados del telediagnóstico y el método tradicional de análisis "son idénticos".

Con este nuevo sistema de telepatología que permite a los médicos especialistas realizar diagnósticos a distancia y en tiempo real, se pretende cubrir "desde Barcelona" el déficit que existe en Europa de estos facultativos, una de las ramas más especializadas de la medicina. En Estocolmo, por ejemplo, el 13% de las plazas están libres.

Además, explicó Serrano, se consigue "globalizar la calidad asistencial a los pacientes", ya que el sistema permite atender a enfermos de hospitales, por ejemplo los comarcales, en los que no hay equipos suficientemente preparados o que son incapaces de dar esta cobertura a todos sus pacientes. El sistema cuesta entre 60.000 y 90.000 euros.

En la actualidad existen tres sistemas de telepatología: el más simple, envía por Internet fotografías digitales de la muestra. El segundo, almacena en un servidor cientos de fotografías digitales realizadas mediante un barrido sistemático de la muestra, que son ensambladas después para crear una muestra virtual.

El tercer y nuevo sistema de diagnóstico ha sido desarrollado por la European Telemedicine Clinic, instalada en el distrito tecnológico 22@. La empresa, uno de los hospitales virtuales más avanzados de Europa, aporta la tecnología, y el hospital del Mar los patólogos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de julio de 2004