Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Héctor Alterio abre con 'Yo, Claudio' la 50ª edición del Festival de Mérida

Bob Wilson, Dario Fo, Dmitry Bertman, Heins Spoerli y Mario Gas acudirán a la muestra

Son citas ineludibles para los aficionados al teatro en tiempo de estío: los encuentros con el Festival de Teatro Clásico de Mérida y el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, a los que se han sumado otros eventos similares, como el Festival Internacional de Segovia. El de Mérida es el decano, y este año alcanza todo un récord con la celebración de la 50ª edición. El de Almagro está centrado en una ciudad que se vuelca entera con su Museo Nacional de Teatro y sus cinco espacios escénicos, entre los que destaca el Corral de Comedias. El de Segovia recupera espacios emblemáticos de la ciudad para acoger su festival, incluido en el proyecto de Ciudad de las Artes y del Pensamiento.

El Festival de Teatro Clásico de Mérida nació en 1933 al calor de un espacio extraordinario como es el Teatro Romano de esa ciudad. Fue con la representación de una Medea que protagonizó Margarita Xirgu en presencia del autor de la versión, Miguel de Unamuno, y de Manuel Azaña, entonces jefe de Gobierno de la II República. Con los años, esa obra es la que más veces se ha representado en esta muestra que desde hoy y hasta el 29 de agosto celebra su 50ª edición con la presencia de grandes de la escena mundial como Dario Fo, Franca Rame, Robert Wilson, Heinz Spoerli y Dmitry A. Bertman, e importantes profesionales del teatro español como Héctor Alterio, José Carlos Plaza, Mario Gas, Emma Suárez, Emilio Gutiérrez Caba, Vicky Peña, Encarna Paso y Constantino Romero, entre otros.

Mérida acoge este año nueve espectáculos meticulosamente seleccionados y muchos de ellos coproducidos por el propio festival. Es el caso de Yo, Claudio, montaje coproducido con Pentación Espectáculos con el que se inaugura esta noche la muestra y con el que por primera vez se hace de la obra del autor inglés Robert Graves una versión teatral, de la que se ha responsabilizado José Luis Alonso de Santos. El espectáculo que dirige José Carlos Plaza devuelve a los escenarios a Héctor Alterio, que llevaba una década sin hacer teatro. Yo, Claudio, que se representará del 1 al 4 y del 8 al 11 de julio, cuenta además con el figurinista Pedro Moreno, el músico Mariano Díaz y actores como Encarna Paso, Paco Casares, Alicia Agut y Pilar Bayona, entre otros.

Uno de los acontecimientos del festival lo marca la presencia del Nobel de Literatura Dario Fo, que recogerá el Premio Scaena, que concede el consorcio de la muestra, y ofrecerá una única representación (día 28) de Rosa fresca altísima y otras juglarías.

Proserpina, es otra producción del festival montada por el enfant terrible de la escena mundial, el tejano Bob Wilson, con la actriz Emma Suárez, acompañada de un ballet y un coro, y que será visto este año sólo en Mérida y el próximo probablemente en Epidauro (Grecia).

Mozart total

El ruso Dmitry A. Bertman ofrecerá con la Helikon Ópera Theatre, en el Teatro Romano, La clemenza di Tito (del 12 al 14 de agosto), ópera de Mozart con la que el director escénico quiere ofrecer un modelo de arte total que incluye "música, teatro, canto, quietud y movimiento".

Orestiada, única trilogía conservada íntegra de Esquilo, y de todo el teatro griego, llegará al festival (del 19 al 22 y del 26 al 29 de agosto) con una versión escénica de Mario Gas en la que participarán, entro otros actores, Emilio Gutiérrez Caba, Vicky Peña y Constantino Romero.

El 6 y 7 de julio se podrá ver la coreografía que el suizo Heinz Spoerli ha realizado de El sueño de una noche de verano con música de Steve Reich y Philip Glass (sobre una partitura de Mendelssohn) para la Compañía Nacional de Danza de Portugal.

Otros montajes son Medea, la extranjera, de la compañía sevillana

Atalaya, y Prometeo, del fuego a la luz, de la compañía española Karlik Danza Teatro.

"El festival y su teatro son un patrimonio de primera magnitud", dice Jorge Márquez, director del mismo, "sueño con que los dos lleguen a ser patrimonio de la humanidad, además hay que conseguir que el festival, que sólo está en la pubertad, se arraigue en la sociedad donde debe desparramarse". Información en www.festivaldemerida.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de julio de 2004