Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CUMBRE ALIADA EN ESTAMBUL

Zapatero regresa hoy a Madrid sin esperar a la clausura de la cumbre

El presidente dice que necesita preparar el Consejo de Bruselas

José Luis Rodríguez Zapatero decidió ayer acortar drásticamente su permanencia en la primera cumbre de la OTAN a la que asiste y regresar hoy a Madrid, 21 horas antes de que el secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, clausure la reunión. Fuentes próximas al presidente del Gobierno explicaron que el motivo es el deseo de preparar el Consejo Europeo convocado mañana en Bruselas para elegir al nuevo presidente de la Comisión.

Zapatero tenía previsto, sin embargo, hasta ayer, volar el martes directamente de Estambul a Bruselas, en el contexto de una agenda lo suficientemente flexible como para haber incluido en un principio una visita relámpago a Bucarest, a última hora de la tarde del mismo 29 de junio. Esa escala en un país candidato al ingreso en la UE, que es objeto de atención preferente por parte de España, fue perdiendo viabilidad y finalmente desapareció del programa, a medida que se fueron confirmando la candidatura europea del primer ministro portugués, José Manuel Durão Barroso, y la convocatoria para el martes del Consejo Europeo que elegirá al presidente de la Comisión.

Esta nueva cita no había sido oficialmente confirmada cuando la Oficina del Portavoz del Gobierno anunció ayer el regreso anticipado del presidente a Madrid. Tenía previsto salir de Estambul pasadas las tres de la tarde del martes, pero ayer decidió salir antes de las 17.00 de hoy, sin asistir a la cena de gala de mañana.

Por lo que se refiere a los trabajos de la cumbre, Zapatero tendrá tiempo de participar en los debates esenciales sobre Irak y Afganistán, que se celebrarán hoy, aunque no podrá asistir a la intervención del líder afgano, Hamid Karzai, que se producirá el martes en el Consejo Euroatlántico. El resto de la jornada de mañana estará dedicada a la reunión con Ucrania, país que mantiene una relación especial con la OTAN como Rusia. Para atender esos temas, se quedará en Estambul el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

El grueso de los líderes congregados aquí, incluido el presidente de EE UU, George W. Bush, permanecerán, no obstante, en la ciudad turca hasta el martes. La mayoría de los europeos tenían previsto volar directamente a Bruselas. Ése es el caso de presidente francés, Jacques Chirac; del canciller alemán, Gerhard Schröder, y del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, entre otros. El propio Durão Barroso, el que más se juega en la cita de mañana, se irá después de desayunar el martes en Estambul. Anoche sólo constaba que otro líder se iría hoy mismo, como Zapatero: el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, candidato fallido a presidir el Ejecutivo comunitario.

Congreso del PSOE

La preparación del Consejo Europeo no parece, en cualquier caso, un motivo suficiente para el regreso del presidente del Gobierno, ya que se trata de una reunión con un solo tema caliente, pero ya resuelto de antemano, pues si Durão Barroso no fuera a ser elegido, la reunión no se convocaría. De buscar un motivo político al acortamiento del viaje, sería más razonable recordar el cansancio relativo con la actividad internacional que el propio Zapatero declaraba en una entrevista publicada ayer, y su deseo de centrarse más en temas nacionales, como el congreso que el PSOE celebrará el próximo fin de semana.

Hay que destacar también que el presidente no tendrá la oportunidad en esta cumbre de entrevistarse a solas con Bush, como hubiera querido. Anoche, al entrar en la cena, ambos cruzaron un levísimo saludo, sin apenas mirarse. Hoy cruzarán argumentos más bien divergentes, ya que Zapatero tenía previsto defender en la cumbre que la lucha contra el terrorismo no puede ser sólo militar y que no se debe dar un paso más que pueda implicar confrontación con Oriente. El presidente se alineará, además, con Francia y Alemania a la hora de pedir que la instrucción de los soldados iraquíes se realice fuera de Irak y no se comprometerá en el despliegue de Afganistán, más allá de prometer un "refuerzo limitado" del contingente español.

El resto de los aliados pretende cerrar este tema en esta cumbre, pero Zapatero no tomará su decisión hasta después de que, el jueves, sea debatido en el Parlamento. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega había anunciado que la decisión sería adoptada por el Consejo de Ministros del pasado viernes y fuentes gubernamentales aseguraron que el presidente la anunciaría en esta cumbre, aunque con la reserva de que no sería firme hasta después del debate. Zapatero cambió a última hora el orden de estos factores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 2004