EE UU entregará a Sadam Husein al Gobierno de Irak "a su debido tiempo"

Las nuevas autoridades y la Cruz Roja dicen que la transferencia de poder incluye a los presos

La Casa Blanca negocia con el Gobierno interino de Irak los detalles de la entrega del prisionero de mayor valor, Sadam Husein, recluido en un lugar secreto dentro del territorio iraquí. Un portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha recordado a EE UU que la custodia del ex presidente iraquí debe corresponder a ese Gobierno desde el 30 de junio, cuando se transfiera la soberanía y termine formalmente la ocupación. El presidente estadounidense, George W. Bush, se mostró ayer reacio a comprometerse con esa fecha y pidió garantías de seguridad antes de entregar a Sadam.

Más información
Tres soldados de EE UU mueren y 23 resultan heridos en un ataque con cohetes en Irak
Un atentado paraliza parte de la exportación de crudo iraquí

De acuerdo con las leyes internacionales, cuando termine la ocupación militar y se produzca la transferencia de la soberanía a las nuevas autoridades iraquíes, debe producirse también un intercambio de prisioneros de guerra. Sadam Husein entra en esa categoría junto a otros 6.400 detenidos bajo custodia de las tropas de EE UU.

La Casa Blanca se mueve ahora en un terreno legal sumamente difuso. Por un lado, la entrega del ex presidente iraquí puede convertirse en el símbolo máximo de su confianza en la capacidad del nuevo Ejecutivo; sin embargo, Estados Unidos no esconde su falta de convicción en la estabilidad del sistema jurídico recién creado en ese país y menos aún en las garantías de seguridad sobre presos de alto riesgo. Lo que Washington teme es que el ex dictador escape.

Bush se vio obligado ayer a hacer malabarismos lingüísticos en la rueda de prensa celebrada junto al presidente de Afganistán, Hamid Karzai: "Quiero estar seguro de que cuando se transfiera la soberanía, Sadam Husein sigue en la cárcel y no regresa al poder", dijo Bush después de anunciar su disposición a transferir la custodia "a su debido tiempo". Para el presidente "es legítimo que preguntemos al Gobierno interino: ¿Cómo se van a asegurar de que Sadam sigue en la cárcel? Cuando recibamos la respuesta adecuada, estaré satisfecho", aseguró.

El presidente interino iraquí, Gazi al Yauar, parecía estar en sintonía con las tesis de Bush: "EE UU está ansioso por entregar al ex presidente a las autoridades iraquíes, pero primero tenemos que asegurarnos de que podemos seguir protegiendo su vida hasta que sea sometido a juicio. Tenemos que asegurarnos de que el juicio es un proceso legal en el que él pueda tener la oportunidad de defenderse", dijo.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La familia de Sadam Husein ha formado un grupo de 20 abogados que preparan la defensa del ex presidente. Han presentado varias reclamaciones contra Estados Unidos por violar la Convención de Ginebra al prohibir a los abogados reunirse con su cliente. Los letrados también ponen en cuestión la validez de un sistema jurídico creado por un Ejecutivo que debe su poder a la fuerza de ocupación: "Este Gobierno no está cualificado para este asunto porque es un producto de la agresión ilegal de Estados Unidos sobre Irak. También consideramos ilegal a este Gobierno", dijo desde Jordania el abogado principal del grupo, Mohammed Rashdan.

[Ese abogado, de gran prestigio en Jordania, denunció además que el ex presidente ha sufrido torturas "físicas y morales", que no precisó, durante su cautiverio, y se remitió a un informe confidencial del CICR. "Hemos recibido un informe confidencial que dice que el presidente iraquí ha sido sometido a tortura física y moral el 21 de enero de 2004, y que como consecuencia de ellas ha sufrido heridas", dijo. Un portavoz del CICR en Ammán, que pidió el anonimato, no quiso pronunciarse sobre el supuesto informe: "No puedo hacerlo porque es confidencial", informa la agencia Efe].

Las negociaciones entre el Pentágono y el Gobierno interino ("conversaciones", según las denominó un portavoz de la coalición) tratan de establecer cuál es ese momento correcto del que habla Bush. Irak quiere que sea en las próximas dos semanas y EE UU busca la manera de evitarlo.

El portavoz de las tropas de ocupación, Dan Senor, sugirió ayer la posibilidad de esperar a que se presenten formalmente las acusaciones contra el ex presidente, algo que puede demorarse hasta comienzos del año próximo. Según Senor, Sadam "técnicamente" podrá seguir siendo considerado un prisionero de guerra después del 30 de junio porque "probablemente la guerra continuará".

El primer ministro interino, Ayad Alaui, fue más preciso que su presidente Al Yauar y se adelantó a los acontecimientos al anunciar que el ex presidente iraquí y otros detenidos serán entregados en las próximas dos semanas para que sean sometidos a juicio "lo antes posible". Esa afirmación puede estar lejos de la realidad: EE UU ha confirmado que sólo entregará o liberará a 1.400 prisioneros. Otros 5.000 considerados "de riesgo para la coalición" seguirán encarcelados bajo la custodia estadounidense.

Soldados estadounidenses muestran un cartel de Sadam Husein a un detenido iraquí en Tikrit (norte).
Soldados estadounidenses muestran un cartel de Sadam Husein a un detenido iraquí en Tikrit (norte).REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS