Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Puig y Recatero ganan su demanda por despido a Gallardón

Tanto el Consistorio como el director teatral recurren la sentencia

El Ayuntamiento de Madrid ha sido condenado por el juzgado de lo social número 16 de Madrid a readmitir a Gustavo Pérez Puig y a su esposa, Mara Recatero. La juez Ana Fernández Valentí considera improcedente el despido de Pérez como director del Teatro Español, y de Recatero como directora adjunta. En caso de que el Ayuntamiento no quiera readmitir a sus dos trabajadores, deberá indemnizarles a ambos con un total de 337.106 euros. Izquierda Unida culpa al Ayuntamiento de "mantener una situación irregular" con el ex director del Español desde hace 14 años.

La juez Fernández Valentí dictó sentencia, con fecha 4 de mayo, sobre la demanda interpuesta por el ex director del Teatro Español y su esposa, la directora adjunta. Un mes después del fallo, el 4 de junio, el alcalde permitía que Pérez Puig fuera el pregonero de las fiestas de San Antonio en el distrito de Moncloa. Esta decisión, adoptada por el concejal del distrito, Manuel Troitiño, se produjo cuando en el equipo de gobierno municipal ya se sabía que Pérez Puig y Recatero habían ganado su reclamación en primera instancia.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Izquierda Unida, reconoce que ambos trabajadores mantenían una relación laboral "común e indefinida" con el Ayuntamiento, y considera, por tanto, que su relación puede considerarse de un "cargo de confianza".

El alcalde Alberto Ruiz-Gallardón decidió prescindir de Pérez Puig y de Recatero el pasado 31 de diciembre de 2003 mediante una carta remitida el 25 de septiembre de ese mismo año, cuatro meses después de que la nueva corporación municipal llegara al Ayuntamiento.

La sentencia asegura como hecho probado que Gustavo Pérez Puig ha prestado sus servicios de forma ininterrumpida para el Teatro Español, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, con una antigüedad de enero de 1990 y con la categoría profesional de director del teatro. Por este trabajo percibía un salario mensual bruto prorrateado de 7.749,88 euros. La juez asegura que entre las funciones del demandante estaba "todo el aspecto artístico y técnico de la actividad propia del teatro". La sentencia, además, sostiene que Pérez Puig desempeñaba un "trabajo común", y no un cargo de confianza.

El Ayuntamiento ha sido condenado a readmitir a Pérez Puig o a abonarle la cantidad de 162.747,48 euros y a pagarle "en todo caso" el abono de los salarios dejados de percibir desde el 1 de enero de 2004.

En la sentencia sobre la demanda presentada por Mara Recatero se le reconoce una antigüedad en su puesto de trabajo con fecha de enero de 1990 con categoría de directora adjunta, por el que percibía un salario mensual bruto prorrateado de 8.302,85 euros. En la sentencia también se recoge que desde el año 1990 en la nóminas de Recatero se la incluía en algunos casos el concepto de "abono de dirección escénica", ascendiendo su cuantía en 2003 a 15.025,30 euros en el caso del sueldo de mayo de 2003. Ese año, Recatero dirigió en el Teatro Español las obras Corona de amor y muerte y Celos del aire.

La juez considera el despido "improcedente" y que a la hora de establecerse su indemnización hay que incluir el concepto de "abono de dirección escénica", ya que así fue pactado en los últimos contratos. Por ello, Mara Recatero, según sentencia, deberá ser readmitida por el Ayuntamiento de Madrid o, en su caso, ser indemnizada con 174.359,80 euros.

Izquierda Unida ha expresado su indignación por la situación en que Pérez Puig y Recatero han colocado al Ayuntamiento. "Llevan permitiendo esta situación, que casi se ha convertido en una trama desde hace 14 años. Tenemos información de que han recibido en estos años al menos 200 millones de pesetas, pero probablemente haya mucho más dinero por ahí que no tenemos controlado".

"Esta situación la inició el alcalde José María Álvarez del Manzano, pero el actual equipo de Gallardón también es responsable de la situación a la que se ha llegado no sólo con estas dos personas, sino con muchos trabajadores del Teatro Español donde las demandas de los trabajadores son habituales", añade Denche.

Tanto Pérez Puig como Recatero han recurrido la sentencia. Alicia Moreno, concejal de las Artes, aseguró que también lo ha hecho el Ayuntamiento. Moreno no quiso analizar la sentencia hasta que se agoten todos los plazos. "Nosotros utilizamos una cláusula que había en sus contratos de alta dirección en la que se advertía que si éstos no iban a ser prorrogados, debíamos avisar con tres meses. Así se hizo. Para nosotros, el asunto está claro. En el recurso optamos por la indemnización en caso de perder; en ningún caso habrá readmisión", concluye la edil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 2004