Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

L'Horta Sud en tiempos oscuros

Francesc Martínez y Alfred Ramos analizan en un libro la prensa de la inquieta comarca durante el franquismo

La población de la comarca de l'Horta Sud de Valencia se ha mostrado siempre inquieta y dinámica. Las primeras escuelas en valenciano se instalaron en este área pegada a Valencia, que reúne unos 400.000 habitantes, incluso antes del advenimiento de la democracia. El movimiento cooperativo también encontró un campo abonado para poner en marcha experiencias pioneras. Las publicaciones oficiales franquistas, religiosas o clandestinas fueron numerosas, lo que pone de manifiesto ese carácter emprendedor. "Hubo una producción de prensa local y comarcal muy alta, mucho más que en otras comarca", apunta el periodista Francesc Martínez, que ha escrito junto al maestro y escritor Alfred Ramos el libro Temps de foscor. La premsa de l'Horta Sud en el franquisme que, publicado por el Ayuntamiento de Catarroja, ha obtenido el Premi Benvingut Oliver d'Investigació Històrica.

Ambos autores se sumergieron en decenas de hemerotecas y archivos durante tres años para rastrear el pasado reciente de una comarca que, en palabras de Ramos, condensa los elementos representativos de un tiempo. Una historia local con significación global.

Los autores destacan el caso del periodista republicano de Radio Torrente Francisco Cano, objeto de amenazas a través de las ondas del fascista Queipo de Llano. El hispanista Ian Gibson recoge este duelo en un libro. Cano ridiculizaba en un programa a los militares nacionales y se mofaba de las alocuciones de Queipo de Llano en Unión Radio de Sevilla. Éste aludía directamente a Radio Torrente que, junto a la Unión Radio de Madrid o Radio España estaban "mangoneadas por los marxistas".

Martínez y Ramos han recuperado el sumario por el que fue condenado a muerte y fusilado el periodista "sólo porque había dirigido una cadena de radio", apunta Martínez. La emisora contaba con dos colaboradores exiliados que había huido de los regímenes de Hitler y Mussolini. Emitía para toda España y también para América Latina. Pero el interés a veces también reside en la intrahistoria del propio libro.

Los autores iniciaron una investigación que guarda una gran similitud con el episodio que desencadena las páginas más emotivas de la novela Soldados de Salamina. En el libro de Javier Cercas, un periodista intenta localizar a un viejo luchador antifranquista a través del listín telefónico. Al final, lo encuentra. Lo mismo les pasó a Martínez y Ramos. Buscaban el paradero del hijo de Francisco Cano. Llamaron a todos los cano de la comarca hasta que lo hallaron, como refleja una fotografía incluida en el libro. Con 80 años, recordó para los autores los padecimientos de su familia.

Un caso de "terrible" mala suerte el de Francisco Cano, apuntan los autores. El periodista huyó de Valencia sólo al final de la guerra y, cuando estaba en un bar catalán, lo identificó una camarilla de falangistas que iba, precisamente, a por el anarquista de la comarca Francisco Mares. Ambos fueron fusilados en la misma ejecución.

Temps de foscor recopila múltiples historias sin abandonar su principal objetivo: el análisis de los medios de comunicación. Y lo hace desde la contextualización histórica "de la prensa y el periodismo de aquellos años en el marco del franquismo en el País Valenciano", apunta en el elogioso prólogo el catedrático de Periodismo de la Universitat de València, Josep Lluís Gómez Mompart.

Cabeceras como El Turia, Tuzer, Torre, Aleluya, La veu del camp o Ruta son desgranadas por Martínez y Ramos en este libro, que viene a ser una continuación, anterior en el tiempo, del anterior trabajo elaborado también por ambos autores de l'Horta Sud: La premsa local i comarcal de l'Horta Sud (1976-96).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2004