La DEA ofrece rebajar los cargos de Villanueva a cambio de su colaboración

La DEA, la agencia norteamericana encargada de la lucha contra el narcotráfico, ha ofrecido a la familia de Javier Villanueva un acuerdo. El ofrecimiento, que ha confirmado este periódico, consistiría en rebajar los cargos al de encubrimiento si éste cuenta todo lo que supuestamente sabe de Marco Marino Diodato (el supuesto organizador del crimen, actualmente prófugo).

Uno de los aproximadamente 250 agentes que tiene la DEA en Bolivia confirmó a este periódico que estarían dispuestos a que Villanueva cumpliese su condena, de 4 ó 5 años, en España, a cambio de su colaboración. Este ofrecimiento le llegó al padre del acusado el sábado. Se lo trasladó a su hijo en su visita al penal de Palmasola y la respuesta del joven sevillano fue tajante: "Que se vayan a la mierda, yo soy inocente". La DEA parece que no tiene ninguna duda sobre la implicación del español en el caso.

Por otro lado, el abogado defensor de Villanueva, Omar Barrientos, ha anunciado que tiene la intención de presentar una denuncia contra las autoridades bolivianas en la Corte Internacional de Roma. Según el letrado, se ha cometido un delito de "lesa humanidad" al mostrar a un hombre esposado en la televisión formulando una declaración de autoinculpación.

Barrientos se refiere al vídeo difundido en las cadenas de televisión de Bolivia en el que Villanueva declaraba que había participado en el atentado. Tanto el acusado como su defensa siempre han mantenido que ese vídeo se grabó bajo coacciones y tras ser torturado. La policía boliviana lo niega y sostiene que no se produjeron torturas porque en el informe forense sólo se recomendaban seis días de reposo. Para las autoridades, los hematomas y heridas acreditados por los forenses se deben al forcejeo durante la detención.

Hoy lunes se producirá una vista pública ante el juez del caso, Agustín Suárez. El abogado defensor ha anunciado que pedirá la libertad bajo fianza de Javier. El letrado y el padre del acusado, el cirujano sevillano Francisco Villanueva, creen que el juez podría concederla.

Mientras, continúan las investigaciones para capturar a Marco Marino Diodato, acusado de ser el jefe de la organización que asesinó a la fiscal. En el puzzle de la policía sólo faltan dos piezas: Diodato y un tal Pepe, el enlace entre los tres detenidos hasta ahora.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel Planelles

Periodista especializado en información sobre cambio climático, medio ambiente y energía. Ha cubierto las negociaciones climáticas más importantes de los últimos años. Antes trabajó en la redacción de Andalucía de EL PAÍS y ejerció como corresponsal en Córdoba. Ha colaborado en otros medios como la Cadena Ser y 20 minutos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS