_
_
_
_
_
Reportaje:

Abajo la piedra, viva el cristal

Una nueva cara acristalada aparece en la fachada de la calle de Buenos Aires del centro comercial El Corte Inglés

El edificio de El Corte Inglés en la esquina de la avenida Diagonal con la calle de Villarroel, en Barcelona, empieza a mostrar un cambio radical de cara. La reforma es integral. Donde durante tres décadas lució la piedra del viejo edificio de Sears y luego de Galerías Preciados ahora está surgiendo el cristal. Lo que se ve en la imagen es la fachada de vidrio con cámara interior destapada estos días en la calle de Buenos Aires.

El resto del edificio aún no ha sido destapado, pero "será todo de cristal transparente con viseras de aluminio para que se pueda ver desde la calle lo que pasa dentro", explica el arquitecto Josep Martorell, del estudio MBM, que está ejecutando el proyecto. La dirección de El Corte Inglés afirma que la reforma completa del centro comercial podría estar acabada a finales de este año.

La parte de la fachada que ya se puede ver tiene semejanzas con la de la joyería Roca, ubicada en el chaflán del paseo de Gràcia con Gran Via, que fue diseñada en 1934 por el arquitecto Josep Lluís Sert. En el mismo local de la joyería estuvo antes el histórico café Torino. MBM ya ha utilizado el vidrio en otras construcciones, como los pisos de Mendebaldea, en Pamplona.

Las obras en marcha transformarán la entrada principal del centro, en la avenida de la Diagonal. En esta entrada se ensanchará la acera para alinear el centro comercial con los otros dos edificios anexos que llegan hasta la plaza de Francesc Macià: la torre Madrid -que ahora acoge, entre otras, las dependencias del diario La Vanguardia - y el edificio de la aseguradora Winterthur, en el chaflán de la Diagonal con la plaza de Francesc Macià. También ganará anchura la acera de la calle de Villarroel, explica el arquitecto.

La altura total del edificio comercial no se incrementa más allá de las cinco plantas actuales. Lo que ganará altura hasta cinco plantas es la parte del inmueble que da a la calle interior y una parte del edificio que da a la calle de Buenos Aires. A cambio de ganar volumen de edificabilidad, la empresa ha pactado con el Ayuntamiento de Barcelona cederle tres solares en el Eixample, explica Martorell.

En la vía interior que parte de la calle de Buenos Aires se instalará una escultura del artista Antoni Llena.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_