Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RECONSTRUCCIÓN DE LA INVESTIGACIÓN POLICIAL DEL 11-M / 2

Acebes insistió en la tesis de ETA cuando la policía ya tenía cercados a los autores del 11-M

Las investigaciones sobre la matanza del 11-M cuadraron plenamente sobre la autoría islámica a partir de la mañana del sábado, 13 de marzo, cuando a las pruebas ya acumuladas (furgoneta con cinta con fragmentos del Corán, robada con métodos diferentes a los de ETA; bolsa bomba desactivada, explosivos distintos a los de la banda terrorista), se sumaron otras que apuntaban al terrorismo islámico. Dos datos convencieron a los investigadores: el descubrimiento de la supuesta implicación de Jamal Zougam y el hallazgo de una cinta de vídeo con una reivindicación en nombre de Al Qaeda.

Apenas una hora antes de que el juez ordenara detenera a Zougam, el entonces ministro del Interior, Ángel Acebes, insistía, durante una rueda de prensa ofrecida a las dos y media de la tarde del sábado, 13 de marzo, que "la prioridad en la investigación es la banda que lleva 30 años matando y 900 muertos", pero sugería la posibilidad "de una colaboración entre organizaciones terroristas". Explica, además, que la investigación avanza "en las dos vías", la islámica y la de ETA, aunque matiza que "ningún responsable policial" le ha comunicado "que haya una preferencia por Al Qaeda" ni ninguna piesta "nueva" sobre la red de Bin Laden. Una hora después comienzan las detenciones.

Durante toda la mañana del sábado la investigación siguió la única pista fiable: el móvil que condujo a los marroquíes

Las pesquisas se trasladan a las 14.40 a la Unidad Central de Información Exterior, especializada en terrorismo islámico

El ministro, a las 14.30 del 13-M: "La prioridad en la investigación es la banda que lleva 30 años matando y 900 muertos"

1.33
Declaración de testigos

La policía escribe en sus diligencias que, a la 1.33 del 13 de marzo ya ha tomado declaración durante la tarde-noche del viernes a siete testigos, al dueño de la furgoneta con la cinta coránica y a nueve funcionarios policiales, entre ellos, cinco artificieros de los Tedax adscritos a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. Estos últimos aportan los datos de que disponen sobre los explosivos que han podido analizar, así como lo que vieron en las mochilas bomba que tuvieron que ser explosionadas.

14.00
La pista del móvil

A las dos de la tarde del sábado se informa al juez de que el móvil de la bomba desactivada tiene un número IMEI (de identificación del terminal) que debería estar vinculado al número de teléfono 680 71 30 60, pero que "sin embargo el IMEI real de este terminal debería ser, según la referencia de la compañía, el 350822350941947, al que le correspondería el número de teléfono 660 95 59 44". Por ello, se pide al Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional que sea intervenido el último teléfono citado. Para entonces, la compañía telefónica Amena ha hecho entrega de informes sobre el citado número, en el que informa que el citado teléfono "junto a otros 29 más fue comprado con fecha 04-02-2004 por Sindhu Enterprise, SL, con domicilio en la calle de Virgen de Icíar, número 30, de Alcorcón (Madrid)". Es por ello que se comisiona a un operativo policial para que vaya a hablar con los responsables del citado establecimiento comercial y en su caso "los detengan".

14.40
Las pesquisas se trasladan

Las pesquisas cambian de mano. La investigación es trasladada, a las 14.40 del 13 de marzo a la Unidad Central de Información Exterior (UCIE, especializada en terrorismo islámico) "a fin de centralizar las gestiones de todas las unidades actuantes en aras de una mayor agilidad y eficiencia en las instrucciones". En realidad, la Comisaría General de Información se implica en pleno en la investigación, al tener en sus manos los primeros datos de las pesquisas.

15.00
La tienda de Alcorcón

A las tres de la tarde dos policías acuden al comercio Sindhu Enterprise, sita en el número 30 de la calle de la Virgen de Icíar, de Alcorcón (Madrid), donde hablan con Shringi Kantesh Kumar, natural de Shahdadkot (Pakistán) y Purnima Kantesh Shringi, nacido en Jaipur (India), regentes del antedicho establecimiento. Las diligencias dicen que, a las 19.00, ambos ciudadanos reconocen, "al serle mostradas las distintas composiciones fotográficas", al "individuo reseñado como número dos, quien corresponde al marroquí llamado Jamal , que regenta, junto al también marroquí Mohamed , la tienda locutorio de la calle del Tribulete del barrio de Lavapiés". También reconocen "al marroquí llamado Mohamed Chaoui, que en la actualidad trabaja en un locutorio tienda denominado Meditel, sito en la calle de Almansa y que en el pasado trabajó junto a Jamal y Mohamed". Los policías que han trabajado en las investigaciones aseguran que cuando oyeron hablar de Jamal Zougam se les despejaron todas las dudas sobre la autoría de los crímenes, pero explican que "debe ser un error" la hora del reconocimiento, puesto que los tres citados fueron detenidos a las 15.30 del mismo sábado, 13 de marzo. Durante toda la mañana, la policía ha insistido sobre la pista del teléfono móvil, ya que es la única fiable de la que disponen. Por ello, ya sabe que en la tienda Sindhu Enterprise "se separaron los packs de Amena entre los que venía dicha tarjeta, poniendo en un lugar las tarjetas y en otro los teléfonos". Las diligencias siguen: "Las 30 tarjetas, junto a otra remesa de 70 más, fueron vendidas al locutorio de Jamal Zougam y Mohamed Chaoui, sito en la calle Tribulete, 17, en el barrio de Lavapiés de Madrid, denominado Jawal Mundo Telecom".

15.35
Detenido Jamal Zougam

Exactamente a las 15.20 del 13 de marzo, se comisiona a varios funcionarios de la UCEI para que localicen y detengan a las siguientes personas:

- Vinay Kohly , nacido en Jamsher (India), con domicilio en la avenida del Cerro de los Ángeles, en Madrid.

- Suresh Kumar, natural de Hoshiarpur (India), con el mismo domicilio que el anterior.

- Mohamed Chaoui, marroquí nacido en junio de 1969, con domicilio en la calle de Sequillo.

- Mohamed El Bekkali, indocumentado, con domicilio en la avenida de las Provisiones.

- Jamal Zougam, tangerino nacido en mayo de 1973, domiciliado en la calle de Sequillo.

El sumario incluye la diligencia de detención de estas personas, sobre las que se dice que fueron llevadas a la Comisaría General de Información, sita en el barrio de Canillas, a las 15.35.

Poco después, se sabe que Vinay Kohly supuestamente está implicado en un homicidio perpetrado en Madrid en 2001. Su huella figuraba como "innominada" en los archivos de la Policía Científica. Chaoui, por su lado, tiene una detención anterior, del 9 de febrero de 2002, por un delito de receptación de objetos robados.

16.45
Un nuevo implicado

Un nuevo testigo aporta una nueva pista sobre un supuesto terrorista, ya que reconoce "al individuo reseñado con el número tres, sin ningún género de dudas, como uno de los individuos que el pasado 11 de marzo de 2004 se encontraba manipulando una mochila que portaba, en unión de otros individuos, minutos antes de los atentados terroristas ocurridos en esta capital". El reconocido es Mohamed Haddad,

marroquí nacido en Tetuán el 4 de marzo de 1967. Nada más se ha sabido de este individuo en las pesquisas posteriores, salvo que su casa fue registrada el 14 de marzo.

19.38
Cinta "MUY URGENTE"

El segundo elemento trascendental de la jornada del 13 de marzo llega en forma de llamada telefónica a la cadena de televisión autonómica Telemadrid. Una operadora de la centralita de Telemadrid recibe una llamada de un hombre con acento árabe que habla en español informando sobre la existencia de una cinta de vídeo en una papelera cercana a la mezquita de la M-30. El comunicante advierte de que en la cinta vendrían reflejadas las reivindicaciones de los atentados del 11 de marzo.

Telemadrid se pone en contacto, mediante su equipo de seguridad, con la policía a través del servicio 091 que, a su vez, comunica al Grupo Operativo de Respuesta Inmediata la novedad. Dos policías se dirigen al lugar donde supuestamente está la cinta. Los agentes vuelven a las dependencias policiales a las 20.40 acompañados de un ciudadano que había cogido la cinta de vídeo y el material donde se reivindicaban los atentados del 11-M. Se trataba de "un guante de lana de color oscuro que contiene una carcasa de cinta de vídeo envuelta en un papel de color blanco y con un texto escrito a bolígrafo y en español de "MUY URGENTE" y una cinta de vídeo de la marca Panasonic en su interior.

La cinta de vídeo, según la investigación posterior de la policía, recoge una grabación muy rudimentaria y casera. El comunicante "manifestaba ser el portavoz del ala militar de Ansar (partidarios) Al Qaeda en Europa, Abu Dujan Al-Afgani. Se expresa en árabe clásico" y la transcripción de la cinta es la siguiente:

"...Nos hacemos responsables del ataque acontecido en Madrid y ello tras dos años y medio de las benditas conquistas de Nueva York y Washington, en respuesta a su alineamiento con Organizaciones terroristas mundiales y aquellos de las organizaciones de Bush y de sus seguidores que mataron a nuestros niños y mujeres y los dejaron sin hogar en Irak y Afganistán".

"Hoy se os mata en vuestras propias casas y tendremos más de lo mismo, Dios lo quiere. Debéis saber que nosotros elegimos la muerte como nuestro camino hacia la vida, pero vosotros elegís la vida como vuestro camino hacia la muerte".

"Juramos por el Dios todopoderoso que si no cesáis en vuestra injusticia y en las muertes de musulmanes con la excusa de combatir el terrorismo, volaremos vuestras casas por los aires y derramaremos vuestra sangre como si fuesen ríos. Nos hemos preparado para lo que llenará de terror vuestros corazones. Puesto que estos ataques son sólo una pequeña muestra y un aviso que os hacemos como parte de nuestro plan de yihad [guerra santa] contra vuestro terrorismo hasta que abandonéis nuestra tierra con vuestro rabo entre las piernas en señal de derrota, exactamente igual que le pasó a vuestro faraón en Somalia y en el Líbano. Si regresáis también regresaremos nosotros".

La cinta, tipo DVM, era de las mismas características "que la comprada el día 8 de marzo por dos individuos en el establecimiento sito en la calle Real de Pinto, Madrid".

20.10
Los registros

Son las ocho y diez de la tarde del sábado cuando la policía obtiene del juez Juan del Olmo los mandamientos de entrada y registro en la calle de Sequillo (domicilio de Zougam y Chaoui), en el locutorio de la calle del Tribulete, en otro de la calle de Almansa, en la avenida de las Provisiones (la casa de Bekkali) y en la calle de Rafaela Ibarra, donde está la tienda Digital Sont Top, lugar de trabajo de los indios Kumar y Kohly. Los registros se prolongan hasta las primeras horas del 14 de marzo.

0.30
del 14 de marzo Una prueba material

La policía concluye el registro en el locutorio de la calle de Tribulete, propiedad de Jamal Zougam, a quien se define como "la persona que manejaba y controlaba el material que se recepcionaba en el locutorio" y, además, "en el momento de su detención se le ocupó una de las 30 tarjetas del grupo en las que estaba la tarjeta de la bomba", según figura en las diligencias. Es la prueba material que le relaciona con los atentados y que llevan al juez, tras contar con varios reconocimientos de testigos, a acusarle de ser uno de los autores materiales de la masacre. En otro documento policial, se dice: "Entre los efectos incautados a Jamal Zougam, se encontró el teléfono móvil, marca Nokia, con la tarjeta SIM número 652 283 306. Esta tarjeta estaba comprendida en el lote de 30 tarjetas descritas anteriormente".

También se halla en el locutorio un teléfono LG, supuestamente usado por Jamal Zougam, con un vibrador telefónico unido a dos cables, correspondiente a otro aparato telefónico. El vibrador tiene una inscripción en árabe. Entre los paquetes conteniendo pruebas, pero sin reseña de custodia, figura la parte superior de una carcasa que supuestamente corresponde a los teléfonos usados en los atentados, según confirmaron ayer mismo, por tercera vez, todas las fuentes consultadas de la investigación. Tres tarjetas del grupo de 30 antedicho estaban en el locutorio de Jamal Zougam, de quien incluso su hermanastro, Mohamed Chaoui, intenta desvincularse al decir que aquel era muy religioso, al contrario que él mismo.

En los registros también son localizados 10.925 euros, en la casa de la avenida de las Provisiones, y otros 7.680, en la calle de Sequillo, domicilio de Zougam. El dinero es ingresado en una cuenta habilitada por el juzgado que dirige Juan del Olmo.

14.50
La llamada a Telemadrid

El juez instructor de la investigación considera que "hay indicios racionales bastantes para estimar que la llamada recepcionada en Telemadrid, en la que se comunica que la Mezquita que hay junto a la M-30, al lado de un kiosco de helado hay una papelera y en el interior de la misma se ha depositado una cinta que contienen todo lo que se tiene que saber referente al 11-M y que debe ser recogida en diez minutos, cinta que efectivamente se encontró, fue realizada desde el teléfono ........., según se desprende del listado de detalle facilitado por Telemadrid

". Por esa razón, el juez "dispone que se proceda a solicitar la titularidad del referido teléfono u el tráfico de llamadas producida en el mismo".

En la noche de aquel día 14 de marzo, con la victoria electoral del PSOE ya conocida, se solicita a la Comisaría General de Policía Científica el estudio y análisis de lo encontrado en la papelera junto a la mezquita de la M-30.

Antes ha sido detenida la persona que supuestamente hizo la llamada a Telemadrid. Se trata de un ciudadano español, sobre el que no se puede acreditar "su participación en la llamada telefónica a Telemadrid". Por ello, es puesto en libertad.

18.06
Se prorroga la detención

La policía recibe una comunicación de la Audiencia Nacional en la que se autoriza la prórroga de la detención e incomunicación de los cinco detenidos hasta ese momento. Inmediatamente después se obtienen las órdenes de registro para los domicilios de Mohamed Hadda, en la avenida de las Ciudades, en Getafe (Madrid), y de Said Berraj, con domicilio en la calle de Rocafort, en Madrid. Zougam no declara. Se limita a decir que por encima de él "sólo está Alá".

La policía empieza a saber a esas horas que en torno a Jamal Zougam "se articulaba un grupo compuesto por marroquíes", que se reunía periódicamente en una peluquería de la calle de Tribulete, Paparachi, regentada por Hassan Serroukh, y en otra denominada Abdou, regentada por Abdelouahid Berrak Soussane, "en donde se realizaba, desde primeros de año y periódicamente, un acto de purificación mediante la ingestión de agua santa de La Meca". Este agua habría sido traída, a finales del año pasado, en una botella de 10 litros por Abdelnabi Chedadi durante una peregrinación (Haj) a La Meca. "Según se ha sabido", escribe la policía, "en las reuniones de la peluquería se adoctrinaba a los asistentes y se tomaba agua, en un acto de purificación que legitimaba la posible realización de actos que pudieran resultar ofensivos al islam".

19.50
Vídeo con sospechosos

La policía ha requisado todas las cintas de vídeo de todas las cámaras que hayan podido tomar imágenes de sospechosos en cualquiera de los escenarios de los crímenes. A las 19.50 se recepciona una cinta videográfica de una gasolinera de Repsol, sita entre Mejorada del Campo y la carretera de Santa Eugenia, que había sido retirada por la Policía Municipal que contiene "imágenes de tres personas sospechosas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004