Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez del Olmo deja en libertad a tres imputados por el 11-M

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo dejó ayer en libertad, a propuesta de la fiscal Olga Sánchez, a tres de los imputados por los atentados del 11-M, aunque no levantó los cargos de pertenencia o colaboración con banda terrorista de los que son sospechosos y fijó importantes medidas cautelares. Se trata de Naima Oulad Akcha, Faisal Alluch y Abdelhouahid Berrak Soussane, que estaban en prisión preventiva tras haber sido detenidos entre el 17 y 21 de marzo pasado.

El juez les ha impuesto comparecencias diarias en el juzgado, que les sea retirado el pasaporte, la prohibición de que abandonen el territorio nacional y la obligación de estar localizables en su domicilio y telefónicamente.

Naima Oulad, la única mujer imputada por los atentados, es hermana de dos de los suicidas que hicieron estallar el piso en el que se encontraban, en la calle Carmen Martín Gaite, de Leganés (Madrid) el pasado 3 de abril: Mohammed y Rachid Oulad. Como consecuencia de la explosión, sus cuerpos quedaron tan destrozados que la Policía Científica sólo ha podido determinar que son dos de los fallecidos en el piso, pero sin poder precisar cuáles son los restos orgánicos de Rachid y cuáles los de Mohammed.

También es hermana de Khalid Oulad, preso en la cárcel de Topas (Salamanca) por delitos de lesiones, y que tras declarar por el 11-M acreditó que se encontraba en prisión cuando se prepararon y ejecutaron los atentados.

Fuentes de la investigación atribuyeron inicialmente a Naima Oulad, de 40 años, una labor de enlace entre los miembros del grupo terrorista. Esa presunción no ha quedado totalmente desvirtuada pero sí en entredicho, dada la baja formación, rayana en el analfabetismo, de la imputada.

Conocido de Zougam

Abdelhouahid Berrak, nacido en Tánger (Marruecos) en 1971, es peluquero y admitió ante el juez que conocía a Jamal Zougam, uno de los presuntos autores materiales de los atentados del 11-M, y a Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah, jefe de la célula española de Al Qaeda. Ese conocimiento derivaba, según explicó, de verlos en el barrio de Lavapiés.

Este imputado es familiar de Said Berraj, uno de los principales sospechosos de los atentados y sobre el cual ha sido dictada una orden internacional de busca y captura. La policía ha solicitado muestras de ADN de sus familiares para cotejarlas con los restos del cadáver que queda por identificar de los suicidas de Leganés, ante la sospecha de que pudiera tratarse de Said Berraj.

El tercer liberado por el juez Juan del Olmo es Faisal Alluch, marroquí, de 34 años, a quien se imputa que en su casa se celebraron reuniones de algunos de los miembros del grupo terrorista que realizó los atentados del 11-M. Él, siempre lo ha negado. Sigue imputado por colaboración con banda terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de mayo de 2004