Francia presiona a Sanofi y Aventis para que se fusionen

El ministro francés de Economía, Nicolas Sarkozy, presionó ayer a los presidentes de los grupos farmacéuticos Aventis y Sanofi-Synthélabo para que resuelvan las dificultades que impiden su fusión, intentada desde hace casi tres meses por esta última. El Gobierno francés defiende un arreglo por el "interés nacional y estratégico" de esas empresas, después de confirmarse el interés del grupo suizo Novartis por una contraoferta sobre Aventis. El canciller alemán y el presidente de Suiza, reunidos en Berlín, reclamaron "neutralidad" a los políticos de cara a ese asunto.

La dirección de Aventis ha organizado una resistencia numantina contra Sanofi, alegando que el monto de la oferta (46.500 millones de euros) infravalora su empresa. Anuncios a toda página en los periódicos han informado a los inversores de que aceptar la OPA de Sanofi "daña peligrosamente la salud". La propuesta de fusión no avanza, a pesar del apoyo manifestado por la oficina del primer ministro, Jean-Pierre Raffarin. La entrada en escena de Novartis el jueves pasado provocó un nuevo acceso de fiebre en el Gobierno francés. Sarkozy ha tenido que intervenir para que se restablezca el diálogo entre Ígor Landau, patrón de Aventis, y Jean-François Dehecq, de Sanofi. El despegue de Novartis como aspirante a la mano de Aventis amenaza con dejar a Sanofi compuesta y sin novio. El consejo de administración del grupo suizo anunció el jueves que aceptaba la propuesta de Aventis para negociar una futura fusión. Novartis está dispuesto a proponer 56.000 millones, según The Wall Street Journal, un precio más elevado de la valoración hecha inicialmente por Sanofi, el otro aspirante.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de abril de 2004.

Lo más visto en...

Top 50