Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La percepción estética se localiza en la zona frontal del cerebro

Científicos españoles visualizan el efecto de la contemplación artística

Pinturas abstractas, clásicas, impresionistas, posimpresionistas y una colección de fotografías han servido a unos investigadores españoles como estímulos para visualizar qué zonas del cerebro se activan en la persona ante la experiencia estética visual. El experimento, realizado con técnicas de imagen que permiten ver el cerebro en funcionamiento, concluye que la percepción estética visual se localiza en el córtex prefrontal. Los científicos comunican sus resultados en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (EE UU).

"Pese a las actividades pictóricas de los chimpancés, la apreciación del arte parece ser un atributo exclusivamente humano, aparecido hace unos 40.000 años, como confirma la explosión del arte", comentan los investigadores en su artículo. Y la expansión de la región prefrontal del cerebro debería ser responsable de la aparición de ese rasgo humano, del sentido estético, pero hasta ahora poco se había estudiado directamente esta teoría. Esto es precisamente lo que han hecho Camilo J. Cela-Conde y sus colaboradores de la Universidad de las Islas Baleares, la Universidad Complutense y la Universidad McGill (Canadá).

En el experimento, ocho mujeres de 20 años de edad media, todas ellas estudiantes de Neurobiología de la Universidad Complutense y sin preparación previa en arte o historia del arte, fueron expuestas a los estímulos artísticos divididos en cinco grupos: 40 cuadros de arte abstractos, otros tantos clásicos e igual número de impresionistas y de posimpresionistas, además de 160 fotografías de paisajes, objetos y escenas urbanas. "El objetivo era presentar a los sujetos del experimento una variedad de estilos artísticos para incrementar su elección de juicio estético", explican los investigadores.

Para ver el cerebro en funcionamiento se utilizó la técnica de magnetoencelografía (MEG), que permite ver rápidamente sucesivos acontecimientos mentales. Cada voluntaria de la prueba, mientras estaba siendo observada con MEG, tenía que indicar levantando un dedo si le parecían bonitos los cuadros y fotografías que los investigadores iban presentándole en una pantalla. Así pudieron constatar, tal y como se esperaba, que el cortex prefrontal se activaba cuando la persona veía algo que le parecía bello.

Dada la diversidad de criterios y sensaciones que pueden tener las personas ante conceptos como arte o bello, el experimento podía tener conclusiones confusas. Además, los investigadores explican: "Los múltiples factores que influyen en el criterio estético (sociales, históricos, culturales, biológicos, pedagógicos y personales) sin duda producirán una dispersión de los resultados experimentales en estudios referentes a percepción estética". Por ello, para este experimento Cela-Conde y sus colegas hicieron previamente un estudio sobre las categorías bello, placentero, original e interesante con técnicas semánticas.

Los científcos consideran que para profundizar este tipo de estudio habría que averiguar cuál es la influencia en la percepción estética de variables como la preparación artística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de abril de 2004